¡Cuidado con los protectores de cuna!, pueden dificultar la respiración del bebé

Protectores de cuna

En Estados Unidos se ha registrado un aumento significativo de accidentes con resultado de muerte o lesiones, atribuibles a los protectores de cuna, por lo que los investigadores sugieren que debería existir una prohibición a nivel nacional sobre estos accesorios utilizados como ‘parachoques’ (es decir: para evitar golpes de la cabecita del babé contra los barrotes). Implican cierto peligro porque si un bebé muy pequeño se mueve y llega a pegar su cabeza a estas protecciones acolchadas, podría tener serias dificultades para respirar.

Cuando se espera el primer hijo, la pareja (acompañada en ocasiones por parte de la familia extensa), acude a tiendas de puericultura para seleccionar diferentes objetos (muchos de ellos innecesarios, a decir verdad). Se encargan protectores de cuna a juego con colchas y cojines, pero lo cierto es que con una sábana bajera y un pijama calentito sería suficiente en caso de tener una temperatura suave dentro de la casa (ni frío ni calor); más aún si duerme en la habitación de los papás, porque son más de uno los cuerpos que descansan al tiempo que emanan algo de calor.

Según parece, estos protectores llegan a ser más sospechosos de provocar lesiones que las mantitas, cojines o animales de peluche; los cuales se deberían también mantener fuera de la cuna. Los expertos en seguridad y responsables de servicios de Urgencias, argumentan que el repunte en los índices de lesiones por este motivo, podría deberse más a su comunicación que a un incremento real; es decir, apuntan a la probabilidad de que se reporten los accidentes ocurridos en la cuna con mayor precisión, o lo que es lo mismo, que hasta hace poco la causa fuera incierta.

Protectores de cuna

La verdad es que nunca me lo había planteado así, quizás porque mis hijos tampoco usaron cuna, pese a tenerla comprada. Pasamos del colecho a que durmieran ambos en litera en una habitación diferente a la de los padres; eso fue después de varios años del nacimiento de la pequeña. Pero sí, habiendo tenido cunita completamente equipada, no es descabellado pensar que los bebés están más seguros sin esos ‘parachoques’, pensad en el tamaño que tiene un recién nacido y hasta los seis meses, y en su movilidad.

Recreación publicada en Pediatrics sobre el riesgo de asfixia.

Recreación publicada en Pediatrics sobre el riesgo de asfixia.

Uno de los investigadores del estudio publicado en Pediatrics es también ex gerente de una comisión de seguridad infantil; se llama NJ Scheers, y cuenta que la boquita y nariz pueden quedar tapadas con cierta facilidad por el protector de cuna, o el bebé resultar atrapado entre este y el colchón. Si las vías respiratorias están obstruídas no llega el oxígeno y la falta de respiración puede ocasione un desenlace fatal. Responsables del Centro Nacional para la Revisión y Prevención de muertes infantiles (en Estados Unidos), están convencidos de que el número real de lesiones o fallecimientos por esta causa es mayor; por otra parte se considera poco probable que los posibles golpes contra los costados de la cuna, pudieran ocasionar graves daños.

La investigación considera que las recomendaciones de Salud Pública y estándares voluntarios de la industria de fabricación de objetos de puericultura, deberían apoyarse en estos datos.

Imagen — phalinn, treehouse1977


Categorías

El bebé

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *