Cuidados del bebé prematuro en su primer año de vida

La leche materna es el mejor alimento para contribuir a proteger y hacer más fuerte el sistema inmunológico del prematuro.

El parto prematuro ocurre antes de la semana 37 del embarazo. Los bebés prematuros necesitan una serie de cuidados especiales, en el hospital y por sus padres. Conozcamos cuáles son estos cuidados durante su primer año de vida.

La prematuridad y el cuidado hospitalario

Las mujeres son madres cada vez más tarde. El hecho de que sobrepasen los 35 años es un factor que conlleva riesgo de prematuridad. Los bebés prematuros deben estar ingresados en el hospital para recibir las atenciones necesarias. El personal sanitario debe lograr con sus cuidados que lleguen a tener el peso adecuado, eso es alrededor de 2 kilos. Suele darse el alta cuando el bebé alcanza ese peso y se encuentra entre la semana 37 y la última, la 40 de gestación.

Pese al alta hospitalaria los cuidados y el riesgo del bebé no quedan en segundo plano, todo lo contrario. El seguimiento médico y los cuidados de sus padres al bebé deben ser lo prioritario, más aún en su primer año de vida. El bebé prematuro puede quedarse con secuelas graves o leves que le incapaciten en su desarrollo visual, auditivo o motriz. No solamente eso, también puede fallecer.

Cuidados al bebé prematuro

El control de la temperatura corporal

El bebé tiene menos grasa corporal que un bebé llegado al término de gestación. Necesitará entonces vestirse con la ropa que le mantenga en su índice, regulado y protegido, sin arroparle en exceso al dormir. En el caso de subirle la temperatura no logrará bajarla por sí mismo fácilmente. La temperatura idónea en el hogar debe rondar los 22-23 grados. El uso de un humidificador en la habitación será muy útil.

Coger al bebé en brazos

Es extremadamente necesario que familiares y amigos tengan las manos limpias para coger al bebé prematuro. La higiene debe ser un punto prioritario también en la casa y su habitación: cuna, cambiador… Todo debe estar bien desinfectado y lavado con agua caliente.Las visitas deben ser graduales y evitar que todos le cojan en brazos. Quienes visiten al bebé deben asegurarse de no estar enfermos y así se evitarán posibles infecciones.

La comida

El mejor modo de alimentar a un bebé prematuro es con leche materna. Los bebés prematuros necesitan alimentarse más veces que otros bebés. Poseen menos anticuerpos de su madre por lo que la leche materna contribuirá positivamente a proteger y hacer más fuerte su sistema inmunológico. También se les puede dar un biberón con la leche de su madre, en ocasiones con suplemento vitamínico, o por sonda.

Las noches del bebé prematuro

Pese a que el bebé esté en casa, y sobre todo el primer año, conviene vigilarle y estar atento a síntomas complicados que pudiese presentar e ir al médico.

Los bebés prematuros se habitúan a dormir en el hospital y es que no conocen otra cosa sus primeros meses. Cuando estén instalados en casa es conveniente adecuar su entorno con luz tenue, con sonidos relajantes que le calmen. En la cuna no debe haber mucha ropa de abrigo, mantas, ni peluches. Lo más recomendable es que duerman boca arriba, de lo contrario será el médico quien dé otras indicaciones.

La vacunación

Las personas que convivan con ellos deben vacunarse sin falta de la gripe. Si es la madre quien está enferma, será óptimo que utilice una mascarilla cuando se acerque al bebé. En el caso de los bebés prematuros se recomienda que se vacunen según su edad gestacional. Lo mejor es evitar la guardería, máxime el primer año de vida para no arriesgarse a contagios.

Los paseos y el humo de tabaco

Las primeras semanas de llegada del bebé prematuro a su nuevo hogar lo mejor es no sacarle de paseo. Cuando se le vean avances el bebé puede, es más, debe salir a la calle, no obstante lo recomendable es visitar lugares no muy concurridos, con humo y cerrados. El tabaco está totalmente prohibido cuando se está cerca del bebé. El aparato respiratorio del prematuro es demasiado sensible para estar expuesto a sus efectos nocivos.

La estimulación

Los padres tienen un papel principal en la recuperación de un bebé prematuro. Estimularle cogiéndole en brazos, hablarle al oído o enseñarle juguetes móviles con colores y sonidos. Todo esto mejorará el desarrollo de su sistema nervioso. Lo más importante y necesario para el bebé es sentirse amado, arropado y protegido por sus progenitores.

En contacto con el médico

El bebé está en casa, pero este primer año sobre todo, conviene vigilarle y estar atento a síntomas que pudiese presentar e ir al pediatra. Conviene estar atento a si mancha mucho el pañal, regurgita o vomita o presenta falta de apetito.  Del mismo modo si supera los 37,5 grados de temperatura, su piel está de otro color, tiene una respiración irregular, llora descontroladamente o le cuesta despertarse hay que acudir a urgencias.

De forma periódica debe examinarse su vista, oído, sistema nervioso, habla y musculatura. En el niño hay que observar una evolución como ver como se pone en pie y logra caminar. Prestando atención a ciertos movimientos y comportamientos como caminar o hablar puede deducirse si necesitará ayuda profesional de un logopeda o fisioterapeuta en un futuro.

 

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

El bebé

Ana María Longo Silva nació en Bonn (Alemania) en 1984 y es hija de padres gallegos y emigrantes. Licenciada en Pedagogía en 2006 por la Universidad de Santiago de Compostela, también posee formación en coaching y liderazgo personal, psicología infantil, inteligencia emocional y trastornos emocionales. Colaboró en Woman Actitud, donde destaca el artículo “Vivir”, publicado en 2015. Entre 2007 y 2016, ha realizado trabajos esporádicos como cuidadora infantil y profesora particular, por lo que los niños han sido y son un referente en su vida. Amante del cine, la música y viajar, Mommy: amor en uso es su primer libro editado. Le sigue Mamá...: ¡Teta! Lactancia materna. Actualmente, reside en Palma de Mallorca. Está casada y es madre de una preciosa bebé, quien le ha despertado el deseo y el valor para publicar. Actualmente también es redactora en la revista Bekia y colabora en el blog Madres Hoy, publicando sobre temas de maternidad, una temática que le fascina y a la que dedica el tiempo completo. Con su trabajo quiere apoyar y ayudar a madres primerizas y futuras madres. En cuanto a sus proyectos, tiene pendiente publicar un libro sobre el comportamiento humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.