Cuidados de la piel durante el embarazo: prevenir “la máscara”

Máscara del embarazo

La piel está preparada para aguantar los cambios del embarazo: es elástica, flexible, es lo suficientemente fuerte como para proteger el cuerpo que cubre… Pero también es delicada y necesita cuidados, si nos olvidamos de ella sufrirá, y se quejará. Las estrías, manchas y la sequedad, son algunas de las molestias que acompañan a la piel de una embarazada; son naturales, no digo que no, pero si estás pendiente de tu cuerpo podrás minimizas las secuelas.

Todas las alteraciones que se producen en el cuerpo de una embarazada son para bien, puesto que está en camino una nueva vida. Sin embargo dejan huella en la piel (el órgano más grande y visible); si estás esperando un bebé pensarás que tu cuerpo no se parece en nada a esos que salen en las revistas sobre embarazo. Algunos de los cambios son genéricos, otros dependerán de las características de tu piel o problemas previos. Hoy te vamos a hablar del melasma (o cloasma); si no te suena ninguno de estos nombres, seguro que en alguna ocasión has oído hablar de la “máscara” del embarazo.

Se calcula que aproximadamente un 50 por ciento de mujeres gestantes presentan este trastorno. Tiene como causa el desequilibrio hormonal (más estrógenos y como consecuencia un aumento de la melanina); y es considerada una alteración benigna. Consiste en unas manchas de color café repartidas (como si fueran parches) en las mejillas, nariz y zona frontal; y la buena noticia es que se pueden prevenir.

Suelen hacer su aparición en el segundo trimestre de embarazo, y tienden a desaparecer pasados unos 12 meses después del parto, aunque en muchos casos persisten

Así lo puedes prevenir

  • Evita la exposición directa al sol durante las horas centrales del día (entre las 11/12 y las 16 horas).
  • Utiliza gorras de visera ancha o sombreros los días que debas permanecer al sol (una salida a la playa, un paseo por el monte).
  • Compra cremas con filtro solar (factor de protección solar 50).
  • No irrites la piel con cosméticos irritantes o jabones abrasivos.

Por otra parte, si ya te ha salido alguna mancha, consulta a tu ginecólogo o dermatólogo antes de aplicarte productos para despigmentar la piel; dado que en la mayoría de los casos desaparecen con el tiempo no son necesarios, pero además algunos componentes están desaconsejados por ser teratogénicos o por desconocerse sus efectos en el bebé.


Categorías

Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *