Cunas pintadas

Cuando un bebé esta a punto de llegar, uno de los primeros elementos que se nos ocurre comprar es la cuna.

Sin embargo, en el mercado hay tanta variedad de las mismas que puede hacerse dificultosa la elección de la más conveniente o adecuada para la decoración que hemos decidido emplear.

Por ello, una solución más que aconsejable, es la que consta de comprar los muebles despintados, en madera virgen, lijarlos y pintarlos de acuerdo al gusto de cada uno.

Si bien los muebles pueden seguir un patrón determinado de color, la cuna es un elemento con independencia del resto, por lo tanto, puede seguir una orientación propia en cuanto a tonalidad o esquemas de dibujos.

Para las nenas, los colores claros quedan más lindos, además de tener la seguridad que combinarán con la ropa de cama.

Para los nenes, no obstante, los colores en la gama de los azules y grises, aunque muy suaves quedan bien.

Otra posibilidad, es pintar a éstas de blanco y luego, sobre esta base, aplicar dibujos o formas en colores variados. Entre los dibujos más elegidos, se hallan las flores, los lunares y las huellas de perritos.

Este tipo de cunas, permiten ser forradas con géneros, ya sea en la totalidad o en partes. Con este elemento se puede lograr una verdadera combinación que amalgame con la ropa de cama y los cortinados, brindando un concepto generalizado del cuarto.

Dentro de las maderas más nobles para realizar este tipo de trabajos, se halla el pino, por eso es la recomendada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *