Curar el cordón umbilical

Cuando nace el bebé y lo tenemos en nuestras manos, la duda de ¿y ahora qué hago? suele aparecer en las madres primerizas. Cuidados como la cura del cordón umbilical, son algunos que hemos de practicar y no lo hemos hecho nunca, pero no hemos de preocuparnos, sabremos hacerlo solo con unos consejos, es algo que se aprende por naturaleza y que los padres aprenden con la práctica.

Para limpiar esta parte del cuerpecito del  bebé, hay que tener especial cuidado, ya que es una parte que bien curada, terminar por desprenderse con toda naturalidad.

El cuidado de que no aparezcan infecciones en una buena cura es primordial, para ello, hemos de observar en cada cura que no aparezca hinchazón en la zona del ombligo, ni mal olor o humedad, ha de estar siempre sequito para una buena cicatrización.

Para ejercer una buena limpieza, se empapa con un poquito de alcohol (especial para ello) un algodón con una abundancia de tres veces al día. Poco a poco el cordón se irá desprendiendo solito, suele tardar alrededor de 10 días aproximadamente, dejando una pequeña herida que no ha de asustarnos, esto no tiene importancia y se curará en pocos días con un poco de cuidado y curas.

Actualmente hay toallitas destinadas a estas curas, aunque muchos especialistas, recomiendan hacerlo siempre de manera más sana e higiénica, con productos medicinales como los que ejercen en el hospital.

Para los padres primerizos, recomendamos no tener ningún miedo o reparo en hacer este cuidado, por muy delicado que parezca, el bebé, lo agradece, aunque las molestias son inevitables como cualquier herida que se pueda tener.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *