Todos podemos bailar: danza inclusiva

En 1982, la ONU, en concreto la UNESCO estableció el 29 de abril como el Día Internacional de la Danza. Se han tomado muchas iniciativas para promocionar este arte, que además puede ser terapia y herramienta maravillosa para la inclusión. De esto queremos hablarte hoy, de la danza inclusiva.

Te explicamos en qué consiste la danza inclusiva, sus beneficios, tanto para los niños y niñas con capacidades especiales que la practican, como para sus compañeros, que encuentran una normalización en compartir este amor por la danza.

¿Qué es la danza inclusiva y sus ventajas?

Todo el mundo puede bailar. Hasta niños y niñas con profunda parálisis pueden llegar a sentir la vibración de la música y los beneficios que esta le provoca, aunque no puedan moverse. En general todos los niños y niñas pueden moverse o dejarse llevar por la música.

La misión de la danza inclusiva, que puede ser considerada como una terapia o no, consiste en disolver barreras y conectar personas con y sin discapacidades mediante el movimiento. La danza inclusiva persigue una transformación social como respuesta a las dificultades de inclusión de los niños con discapacidad, ya sea física, sensorial y/o intelectual. 

En la danza, cualquier persona puede encontrar un lugar de integración, afecto, respecto, alegría, solidaridad, comunicación, pertenencia y aceptación.

La danza tiene importantes beneficios a nivel general en el cuerpo de los niños, lo fortalece, favorece la circulación sanguínea y la coordinación, lo hace más flexible, corrige malas posturas… y a todo esto, se le suman los beneficios emocionales, ya que fortalece la autoestima. Todos los niños y niñas tiene derecho a ello.

Beneficios para los niños con capacidades especiales

Un amplio espectro de niños con capacidades especiales pueden practicar la danza inclusiva. Niños y niñas con dificultades visuales y auditivas, con autismo, parálisis cerebral, en sillas de ruedas, entre muchos otros. Además se considera muy beneficioso en los procesos de recuperación de cáncer.

Como hemos comentado la danza mejora la motricidad, la coordinación, la memoria, el lenguaje, potencia la creatividad. Y lo hace desde el disfrute. Por eso en este caso sí se puede considerar como parte de una terapia de adaptación e integración más global. En las escuelas la danza inclusiva se practica como herramienta de desarrollo en todas las clases, haya en ella niños con capacidades especiales o no. Si no los hay,  el profesor o profesora venda los ojos a algunos alumnos, o les propone bailar sin levantarse de la silla.

En general los profesionales con grupos de danza inclusiva están formados para ello. Existen muchos trabajos metodológicos, y está la adaptación que cada cual haga al grupo, para contribuir al desarrollo psicomotriz, y emocional de los niños que participan.

Y no creas que se trata sólo de una afición, en la actualidad hay profesionales con “discapacidad” que han demostrado su sobrada capacidad para bailar en compañías de danza, es el ejemplo de Helliot un bailarín profesional con Síndrome de Down que ha bailado no sólo en España sino también en Europa.

Danza inclusiva para los espectadores

Acudir junto a nuestros niños a un espectáculo en el que bailan “otro tipo” de bailarines nos abre la mente. Nos ayuda a normalizar, sin importar sexo, edad, complexión física o condición de discapacidad mental o física la integración.

Estos espectáculos no sólo ayudan a los niños y niñas que actúan, sino que nos ayuda a mirar la diversidad como una oportunidad para el crecimiento grupal y personal. Nos potencian una visión optimista y lúdica de la vida, creativa, entendiendo que hay soluciones diversas a los problemas.

Los proyectos de danza inclusiva a nivel global suponen sensibilizar a la sociedad sobre el espacio que pueden y deben tener aquellos artistas que, con esfuerzo y talento, son capaces de interpretar y de comunicar encima de un escenario. Tenemos que desterrar de la mente de nuestros hijos, tengan o no capacidades diferentes, que tener un cuerpo discapacitado es tener un cuerpo limitado.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.