Danza y embarazo ¿son compatibles?

danza y embarazo

Si nos preguntas si la danza y el embarazo son compatibles, te diremos que ¡por supuesto! y no sólo compatibles, sino recomendables. El embarazo no es una enfermedad, no te deja prostrada, muy al contrario, es un momento de grandes cambios. Para adaptarte a ellos, tanto a los físicos, como a los emocionales practicar danza es una de nuestras recomendaciones.

Practica la danza como cualquier otro ejercicio, con precauciones, sabiendo y conociendo tus límites. Aunque de manera general no existen contraindicaciones entre la danza y el embarazo, pregunta a tu médico, porque cada mujer y cada gestación es diferente. Ya sabes, no te obsesiones, practica danza a tu ritmo, y nunca mejor dicho.

Beneficios de la danza durante el embarazo

danza felicidad

Bailar durante el embarazo te proporcionará beneficios físicos y emocionales. Es una excelente opción para mantenernos en forma, a través de ejercicios aeróbicos y evitar esos kilos de más que pueden darse al final. También sirve para tonificar los músculos, y trabajar la flexibilidad que tanta falta hará en el trabajo de parto.

Cualquier tipo de danza suele combinar la flexibilidad, el equilibrio y la fuerza, tres parámetros muy positivos, que se deben trabajar durante la gestación. También mejora la postura y reduce el dolor de espalda. Danzar sirve para ejercitar la coordinación y el equilibrio, esto es especialmente interesante en el embarazo, cuando hay un cambio en el centro de gravedad.

Evidentemente, antes de ponerse a dar saltos y giros, si no lo has hecho antes tendrás que practicar. Hay que adoptar algunas precauciones, consultar siempre con el o la ginecóloga, y practicar de forma supervisada y adaptada a tus condiciones físicas, previas al embarazo, y al periodo de gestación en el que estés.

¿Qué tipo de danza es recomendable durante el embarazo?

En el caso de las embarazadas, la matrona Lourdes Rodríguez del Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, en Madrid, indica que, en principio no hay ningún tipo de danza que esté contraindicada durante el embarazo, siempre y cuando se adapte el tipo de actividad a las semanas de gestación, con sentido común, y conociendo las limitaciones del cuerpo de cada una.

En el caso de esta matrona recomienda el ballet clásico dos veces por semana. En cambio Inés Curro, fundadora de un grupo de baile con embarazadas, apuesta por la bachata y la kizomba, música tradicional angoleña. Prefiere estos ritmos para hacer un trabajo completo físico y psicoemocional.

También se puede optar por la biodanza, un tipo de actividad que no tiene una coreografía ni pasos de baile predeterminados, que se centra en la afectividad. En la biodanza la música, el movimiento y el encuentro en grupo, son los protagonistas. Aunque trabaja el plano físico, va dirigida más a lo emocional.

Cómo bailar durante el embarazo

embarazo y danza

Escucha a tu cuerpo durante el baile. Danzar es una actividad motivadora y divertida. Practicar 30 minutos de ejercicio aeróbico diario, es una de las recomendaciones en las que insisten los ginecólogos. Esto lo puedes hacer en casa, con la música que más te gusta y después valorar si quieres, además, practicar alguna danza guiada. Te recomendamos que si vas a empezar a ir a clases, lo hagas con otras embarazadas, con las que compartir experiencias y sentimientos. La danza favorece la socialización, mejora el estado de ánimo y la autoestima. Si ya practicabas, puedes continuar con tu grupo y tu rutina.

Cuando empieces a bailar hazlo suavemente, no subas mucho tu temperatura corporal y vigila tu postura para no lesionar tu espalda con el peso del bebé. Incluye siempre un calentamiento muscular inicial, bebe mucho líquido antes, durante y después del baile para estar bien hidratada. Además, recuerda que al bailar estarás estimulando la memoria y la concentración.

Así que nuestra conclusión es evidente, sí, danza y embarazo son compatibles. La danza provoca alegría, vitalidad, sensación de bienestar, y muy importante, genera una importante conexión entre la mente y el cuerpo, fundamental para el parto. Y además todos podemos bailar, como lo demuestra la danza inclusiva.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.