De dónde salen los mocos

El moco, o mucosidad nasal, es una sustancia corporal útil. El color de tus mocos puede incluso ser útil para diagnosticar ciertas enfermedades. Tu nariz y tu garganta están revestidas con glándulas que producen entre litro y medio y dos litros de moco al día. Tragas esa mucosidad todos los días sin saberlo. Normalmente la mucosidad es muy fina y acuosa. Sin embargo, cuando las membranas mucosas se inflaman, la mucosidad puede espesarse. Entonces se convierte en el moco tan molesto que cae por la nariz.

Si tienes una infección bacteriana, el color de los mocos puede cambiar a verde o amarillo. Pero este cambio de color no es una prueba absoluta de una infección bacteriana. Puede ser una señal de que se ha desarrollado una infección bacteriana inmediatamente después de una infección viral, pero aún se necesita la evaluación de un médico para confirmar la naturaleza de la enfermedad.

¿Para qué sirven los mocos?

chica sonándoselos la nariz

La función principal de los mocos es mantener húmedos los revestimientos de la nariz y de los senos paranasales. Los mocos atrapan el polvo y otras partículas que se intentan introducir por la nariz en nuestro organismo cuando inhalamos. Esta función protectora nos ayuda a combatir infecciones. La mucosidad también ayuda a humedecer el aire que se inhala para facilitarnos la respiración. Varias condiciones pueden causar inflamación de la membrana nasal como las infecciones, las alergias, los olores irritantes y la rinitis vasomotora.

Un desencadenante de la secreción nasal que no tiene nada que ver con infecciones, alergias o  cualquier otra afección médica es el llanto. Al llorar, las glándulas lagrimales producen lágrimas. A través de los conductos lagrimales, las lágrimas desembocan en la nariz y se mezclan con la mucosidad que recubre el interior de la nariz, produciendo unos mocos más claros. Cuando se detienen las lágrimas, la secreción nasal también cesa.

Resfriados, alergias y mocos

El aumento de la producción de mocos es una forma en que nuestro cuerpo responde a los resfriados y las alergias. Esto se debe a que la mucosidad puede actuar tanto como una defensa contra la infección como un medio que tiene el cuerpo para deshacerse de lo que está causando la inflamación. Cuando nos resfriamos, nuestros senos paranasales y la nariz son más vulnerables a una infección bacteriana. 

chica con alergia en el campo

Un virus del resfriado puede hacer que el cuerpo libere histamina, una sustancia química que inflama las membranas nasales y hace que produzcan mucha más mucosidad de la normal. Que la mucosidad se vuelva más espesa dificulta que las bacterias se queden en los revestimientos de la nariz. La secreción nasal también es la forma en que nuestros cuerpos eliminan las bacterias y otros materiales innecesarios de la nariz y los senos paranasales.

Las reacciones alérgicas pueden causar que las membranas nasales se inflamen y produzcan mucosidad excesiva. Lo mismo ocurre con los irritantes no alergénicos, como el humo del tabaco, que entran en la nariz o senos paranasales. La comida picante también puede causar esta inflamación temporal de las membranas nasales y una producción de mocos inofensiva pero excesiva.

Rinitis vasomora 

Algunas personas parecen tener secreción nasal todo el tiempo. Si es tu caso o el de alguno de tus hijos, es posible que padezcas una afección llamada rinitis vasomotora. Con vasomotora nos referimos a los nervios que controlan los vasos sanguíneos. La rinitis es una inflamación de las membranas nasales. 

Por tanto, la rinitis vasomotora puede desencadenarse por alergias, infecciones, olores irritantes, por estrés o por otros problemas de salud. Este tipo de rinitis hace que los nervios envíen señales a los vasos sanguíneos de las membranas nasales para que se hinchen, lo que provoca una mayor producción de moco.

¿Cómo tratar los mocos?

tratamientos para resfriados y alergias

Deshacerse de los mocos significa tratar la causa subyacente de la secreción nasal. Un virus del resfriado suele tardar unos días desaparecer, pero si tu secreción nasal dura 10 días o más, es mejor acudir al médico aunque el moco no sea espeso. Las alergias suelen ser un problema temporal, ya que una floración de polen mantiene los alérgenos en el aire durante varios días. Si sabes a ciencia cierta que el origen de tus mocos es una alergia, un antihistamínico puede ser suficiente para secarte la nariz.

Si utilizas pañuelos para deshacerte del exceso de mucosidad de tu nariz, recuerda sonarte con suavidad. Sonarte la nariz vigorosamente puede hacer que envíes de vuelta algo de esta mucosidad a tus senos paranasales. Si tienes bacterias en los senos paranasales, es posible que prolongues tu problema de congestión al sonarte la nariz con demasiada fuerza.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)