De la cuna a la cama de manera segura

Cuando vamos a cambiar a nuestros hijos de la cuna a la cama se nos presentan una serie de dudas. En primer lugar es una etapa más que pasará en su desarrollo.

Sin importar si la cama es de madera o de metal, deberá tener ciertas características para convertirse en segura.

La cama que elijas debe ser amplia, así el pequeño se podrá mover de forma segura y con total libertad. Ten en cuenta que suelen mover sus brazos y piernas con total libertad mientras se encuentran dormidos.

La superficie donde será apoyado el colchón debe ser estable y firme. Además, de ser posible, debe tener diferentes posiciones. A medida que el niño vaya creciendo podrás ponerla más baja.

Existen camas que tienen laterales no muy altos con barrotes, estos deben encontrarse con una separación que impida que los niños puedan meter la cabeza entre ellos. Las paredes del cabecero y los pies pueden estar forrados por Altuna tela acolchada para evitar algunos golpes.

El colchón que elijas debe ser firme. Nunca elijas un colchón extremadamente blando, tampoco es aconsejable el uso de almohadas cuando son pequeños.

Cuando el pequeño empieza a dormir en cama tendrá la posibilidad de bajarse a deambular durante la noche sin que nos demos cuenta. Por eso es importante saques los obstáculos que pueden lastimarlo y bloquear las escaleras para evitar accidentes.

Nunca coloques una cama o una cuna cerca de las ventanas. Por más que las mantengamos cerradas pueden ser peligrosas para los más pequeños si llegamos a tener algún descuido.

Foto | Flickr – Luz Carola


Categorías

Decoración

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *