De la cuna a la cama

De la cuna a la cama

Con el nacimiento del bebé y la llegada a casa los padres y madres desean tenerlo lo más cerca posible para controlar que esté bien, de hecho suelen dormir en el mismo dormitorio que los padres en una cuna. Cuando van creciendo es necesario pasarlos de la cuna a la cama.

Este momento es algo complicado para los padres ya que no hay una edad precisa para pasar a un niño de la cuna a la cama grande, aunque la mayoría de los padres lo hacen cuando sus hijos tienen entre un año y medio y tres años y medio de edad. Lo mejor es esperar a que el niño tenga casi tres años.

Hay que pasarlos antes si el niño está demasiado grande o activo para su cuna, y en cuanto haya aprendido a ir al baño solito, para que pueda subirse y bajarse de la cama sin ayuda.  Muchos padres sacan a sus hijos de la cuna por temor a que traten de saltarse la barandilla, lo cual sin duda es una cuestión de seguridad. En lugar de cambiarlo inmediatamente a la cama grande, sería conveniente bajar primero lo más posibles el colchón de la cuna, así las barandillas quedarán más altas y a tu niño le será más difícil saltársela.

El tamaño y la energía tienen mucho que ver, si los pequeños son muy grandes o muy activos e intentan todo el tiempo saltar de la cuna puede crear problemas de seguridad. Sería conveniente poner la cama en el mismo lugar en el que estaba la cuna, colocar en la cama su mantita de la cuna o su juguete de dormir para que sea su referente del sueño, mantener las rutinas de sueño llevadas hasta el momento, acostándole a la misma hora de siempre, colocar una barrera en la cama para que se sienta protegido y seguro a pesar del cambio y también podemos hacer una fiesta el primer día de cambio como un acontecimiento, dándole a todo un aire ceremonial que convierta la transición de la cuna a la cama en una transición también de bebé a niño grande.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *