¿Debemos darle leche desnatada?

Hay que plantearse esta pregunta antes de decidirnos por un tipo de leche para ofrecérsela  nuestro hijo de corta edad.

Antes de nada, debemos escuchar por entero la opinión y consejos de nuestro pediatra, ya que es el que ha de tener la última palabra.

Cada niño es un mundo, y depende de muchos factores, tales como evolutivos y de crecimiento, que deben tenerse en cuenta, antes de suministrar una clase de leche al niño.

Cada niño es único y especial, por lo que es difícil tomar consejos genéricos, y más en el tipo de alimentación de un niño.

Tras pruebas científicas cerdas por la Academia Americana de Pediatría, se recomienda que administren leche desnatada a los niños después de los dos años.

La leche materna es la esencial y primordial en el crecimiento y desarrollo correcto del bebé, pero, si no es posible darle la materna, se tiene que dar leche de crecimiento, y más tarde, entera.

A partir de los dos años, se puede ir introduciendo progresivamente la leche desnatada en el niño, siempre bajo la recomendación del pediatra, ya que ha de vigilar si es necesaria la vuelta a la leche entera, o si ha de ser complementada con hierro u otros.

Fuente: bebes


Un comentario

  1.   María CS dijo

    Cómo? Que el pediatra tiene la última palabra? Ni hablar. Los pediatras son médicos y saben curar enfermedades infantiles y saben sobre tablas de crecimiento y peso, pero sobre crianza NO TIENEN NI IDEA. Porque no estudian nada de esto en la facultad de medicina, ni falta que les hace. Los que crían a los hijos son sus padres. Darles leche desnatada a niños normales y sanos es una BURRADA. Los niños necesitan un 30% de grasas en su alimentación para poder desarrollar correctamente su sistema nervioso, fijar el calcio en sus huesos y tener reserva suficiente para cubrir las necesidades altísimas de energía propias de la edad y el crecimiento, aparte de que necesitan ese extra de grasa para hacer frente a las numerosas veces que padecen diarreas o fiebre (sus sistema inmunitario es totalmente virgen y los primeros años de la vida de un niño son críticos). Solo se recomienda leche desnatada en caso de obesidad o problemas de sobrepeso a causa de una ingesta excesiva o vida sedentaria. Otros supuestos en los que no se recomienda la leche entera de vaca son: intolerancia a la lactosa, enfermedades bronquiales (porque genera más mucosidad), etc. Es decir, un niño SANO y NORMAL debe tomar leche entera a la edad adecuada (1 año más o menos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *