Todo lo que necesitas saber sobre la varicela en niños

Varicela

Ayer supimos que un niño vizcaíno de 4 años falleció por cuadro de shock séptico, por lo que en primer lugar trasladamos nuestras condolencias a sus padres, es una tragedia a la que nadie se querría enfrentar. Según parece el desencadenante fue un estreptococo A, así que el motivo sería en este caso la sepsis estreptocócica.

El estreptococo A es una bacteria localizada en la garganta que no suele provocar complicaciones más graves que una infección de garganta. Lo que ocurre es que en algunas ocasiones la infección bacteriana supera las defensas de la persona. El pequeño llevaba algunos días enfermo con varicela, por lo que hemos creído conveniente recoger toda la información sobre esta enfermedad infecciosa que es considerada benigna, aunque a veces cursa con complicaciones muy graves o fatales.

En este post intentaremos resolver algunas dudas sobre la varicela. ¿Sabes qué la provoca? ¿se puede prevenir? ¿es muy contagiosa? Puede que te estés haciendo estas u otras preguntas, así que intentaremos ofrecerte todos los detalles.
Varicela4

¿Qué es la varicela?

Se trata de una infección de origen vírico que ha sido incluida en el Calendario Oficial de Vacunaciones para España como ‘vacuna sistemática financiada’. Se administra en dos dosis: a los 13 / 15 meses, y a los 2 / 4 años.

Aunque muchas personas la consideran como una enfermedad ‘olvidada’ (no deben tener contacto con niños, si piensan eso), hasta hace bien poquito, los brotes eran frecuentes. Antes de su inclusión como vacuna financiada, los progenitores debían comprarla en la farmacia (incluso hubo un período reciente de desabastecimiento, ¿recordáis?), por lo que la cobertura no era completa.

Existen datos en Estados Unidos de antes de la extensión de la vacunación: de 100 a 150 personas morían cada año debido a diversas complicaciones por varicela, y se trataba por lo general de individuos que previamente gozaban de buena salud.

¡Atención! porque un niño no vacunado de más de 12 años, que no haya enfermado ‘aún’ de varicela, deberá acudir al pediatra para que se le administre vacuna, ya que a partir de esa edad, y siendo adulto, las complicaciones podrían ser serias en caso de contagiarse.

¿Cómo se desarrolla la varicela?

El virus responsable es el varicela zoster y la manifestación de la infección consiste en un ‘sarpullido rojo’ que aparece en el pecho, la cara, la espalda, y después se extiende al resto del cuerpo. El siguiente síntoma típico son las ampollas en las que se convierte el sarpullido: son pruriginosas, se van reventando y formando una costra.

Los médicos suelen identificar la sintomatología más evidente con solo verla (y las mamás o papás de peques que han pasado varicela, también). La erupción pica mucho, y si llega a aparecer en mucosas como labios, vulva o ano, es tremendamente molesta.

El probable que el enfermo tenga fiebre, como respuesta a la infección; también podría aparecer malestar o dolores de cabeza o barriga. Un niño con varicela necesita una atención constante para vigilar los síntomas, y para intentar aliviar la comezón.
Varicela2

La varicela es muy contagiosa.

De hecho, si se ha insistido tanto en su inclusión en el calendario vacunal, es en parte por la dificultad de aislar al enfermo antes de que contagie a sus hermanos o amiguitos. Más o menos sucede así: el niño presentará el sarpullido de 10 a 21 días tras haber tenido contacto con otro que tenía varicela; PERO es posible contagiar desde uno o 2 días antes de que aparezcan ampollas, es decir antes de que sea evidente.

El virus se transmite por vía aérea (tos, estornudos), y por contacto directo con el líquido de las ampollas (que primero es más claro, y después turbio). Así que puedes indicar a los hermanos que se laven las manos después de estar junto al enfermito, que no se toquen la cara antes de lavarse, pero no servirá de nada si han estado juntos, ¡y es lógico que lo estén puesto que viven en la misma casa!

Lo más normal es que cuando los papás de un niño detectan varicela, lo mantengan en casa hasta su completa curación, y avisen a la escuela infantil o colegio. Una vez que las ampollas se han secado y han hecho costra, ya no contagian, aunque a veces hay tantas que pueden pasar varios días antes de que deje de existir el riesgo.

Mi hijo se ha contagiado: ¿cuál será el pronóstico?

Como hemos comentado, lo más habitual es que curse sin más complicaciones que las derivadas del prurito extendido, la fiebre y dolores. Una vez curado el paciente, el virus permanece inactivo, y se acepta que uno de cada 10 adultos que han sufrido varicela en su niñez (de nuestra generación la hemos pasado casi todos, de las generaciones de nuestros hijos, habrá diferencias según la vacunación) podría sufrir un rebrote del virus: lo llamamos zóster o culebrilla.

¿Tengo que ir al médico?

No soy yo quien te debe aconsejar, un transcurso ‘normal’ de la enfermedad no tendría por qué requerir una intervención médica, pero tú puedes ir a la primera ampolla si te sientes insegura / o.

Sin embargo está indicado buscar atención médica cuando:

  • Eres tú la enferma y estás embarazada.
  • Tu hijo presenta mucha sensibilidad en la zona del sarpullido, o se ha puesto la piel muy roja y caliente, o sale pus de las ampollas.
  • Fiebre muy alta y de larga duración.
  • El niño o la niña tienen dificultades para despertarse, aparentan estar confundidos.
  • Presentan otros síntomas como vómitos, dificultades para respirar o cuello rígido.
  • Se trata de un paciente de más de 12 años.
  • Es un niño que tenía previamente una enfermedad crónica

Varicela3

Alivio del picor y otros tratamientos.

No se suelen prescribir antivirales, pero se puede y se debe aliviar las molestias. El bienestar del niño o la niña afectada es muy importante: ropa limpia de algodón, baños de agua templada con harina de avena disuelta, aplicación de talco con calamine, caléndula en aceite o pomada (asegúrate que el proveedor sea de confianza). Los baños funcionan muy bien porque ayudan a limpiar la piel, y eso también es importante.

Puedes administrar analgésicos, según la dosis que tu pediatra te haya recomendado tras la pesada del niño en la revisión anual. ¡EVITA sin embargo ASPIRINA y sus derivados, porque está asociada al síndrome de Reye, una enfermedad grave que afecta a órganos vitales y puede causar la muerte!

Otros consejos.

  • Es importante intentar evitar el rascado cortando bien las uñas del enfermo.
  • Evita la humedad.
  • Procura que el niño enfermo use sus propias toallas y no comparta camisetas con sus hermanos antes de lavarlas.
  • Mantén el dormitorio a una temperatura agradable, y usa sábanas de algodón suaves y ligeras.
  • La prevención.

    Ya lo hemos comentado más arriba: la prevención pasa por vacunar, beneficiando no solo a nuestros hijos, sino también a la comunidad. Se trata de evitar las complicaciones más severas, que aunque inusuales pueden ocurrir. Entre ellas se encuentran ataxia cerebelosa, síndrome de Reye, infección en el músculo cardíaco, neumonía, septicemia, otras infecciones graves por bajada de defensas,…

    Y hasta aquí nuestro especial sobre Varicela, esperamos que te haya servido. No lo he dicho, pero si tu niño se ha puesto enfermito, es probable que no tenga apetito, no lo fuerces.

    Imágenes — PhylB, Dominic Sayers, MarcoRoatan
    Más información — CDC, Comité de Vacunas AEP (Varicela), Kids Health


Categorías

Salud

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *