Decoración de la habitación del bebé: Errores potencialmente peligrosos

Decoración de la habitación del bebé: Errores potencialmente peligrosos

Si estás pensando en preparar la habitación de tu bebé seguro que ya tienes algunas ideas: colores, cortinas, accesorios, muebles, etc. Hoy te vamos a contar algunos errores que son potencialmente peligrosos en la decoración de la habitación del bebé para que evites correr riesgos.

La seguridad de tu bebé debe ser la prioridad en cualquier decoración; eso lo sabes. Pero a veces la emoción y las bonitas fotos que vemos en catálogos, revistas y páginas web hace que no caigamos en la cuenta de que algunas cosas aparentemente inofensivas entrañan un riesgo real.

Errores potencialmente peligrosos que debes evitar en la decoración de la habitación del bebé

Te contamos los cinco errores que debes evitar y te ofrecemos consejos y alternativas muy útiles.

Error #1 – Exposción a productos químicos peligrosos durante el embarazo

A muchas madres les gusta empezar a preparar la habitación de su bebé antes de que haya nacido y, aunque evitan trabajos peligrosos como subirse en escaleras, olvidan que lo peligroso que es es para el feto la inhalación de algunos vapores procedentes de productos de limpieza, pinturas o adhesivos.

Por lo tanto, si quires realizar alguna tarea que requiera el uso de esos productos (pintar, empapelar, etc.) procura usar mascarillas protectoras.

Error #2 – Instalación incorrecta de cortinas

Además de cuidar que las ventanas sean seguras para los niños hay que atender a la instalación de cortinas o estores. Si la cortina no está bien instalada y/o está a mano de los niños se le puede caer encima. Además, con las telas demasiado sueltas existe riesgo de asfixia.

Por lo tanto, asegúrate de que las cortinas están bien instaladas (mejor si acudes a un profesional) y utiliza estores que puedas recoger hacia arriba y dejar fuera del alcance de las manitas curiosas de los niños.

Error #3 – Decorar con accesorios peligrosos

No necesitas colgar cuadros pesados y otras piezas de gran peso en las paredes para tener una habitación bonita. Si por cualquier motivo se cae puede causar mucho daño al bebé.

Para evitarlo utiliza accesorios ligeros y asegúrate de que están bien fijado, con puntas y alcayatas bien ajustados. Como alternativa, es recomendable usar accesorios adhesivos y vinilos decorativos.

Error #4 – Muebles inseguros

Las esquinas, los ganchos, los tiradores y el propio material de fabricación de los muebles pueden constituir un riesgo para el bebé. Los mismos muebles, sin no están bien sujetos a la pared, pueden ser una trampa mortal para ellos.

Para que los muebles sean seguros deben tener las esquinas y los bordes redondeados y no tener tiradores ni ganchos pequeños con los que se puedan enganchar o que puedan tragar. Además, deben ser de buena calidad para que no se astillen al romperse. No olvides fijar las estanterías a la pared para que el bebé no se la tire encima, así como los muebles que no tengan una base estable suficiente.

Error #5 – Elegir diseño sobre función

A la hora de diseñar la colocación de los muebles lo importante es la función y, sobre todo, la seguridad. Colocar la cuna cerca de la ventana o cerca de un aparto eléctrico es peligros, por muy bonito que pueda quedar.

Por lo tanto, analiza cuáles son los peligros potenciales que corre tu bebé cuando coloques e instales absolutamente todos los elementos de su cuarto. Cuida que no pueda coger nada desde la cuna, y que no pueda manipular en ningún caso enchufes y aparatos eléctricos, ni desde la cuna ni cuando esté en el suelo. Esto también se aplica a la ropa de cama. Es importante que te olvides de edredones gruesos, cojines, almohadas,  protectores y chichoneras para evitar el riesgo de asfixia y de síndrome de muerte súbita del lactante.

Imagen – Lars Plougmann


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *