Decoración fresca para el cuarto de una niña

Una idea sumamente original para decorar el cuarto de las niñas, y a la vez explotar al máximo la temporada de temperaturas cálidas, son las flores en tonos suaves.

Llega la primavera y con ella se reverdecen las plantas, nacen los pimpollos y las aves y mariposas son parte del entorno. Pues bien, la propuesta es justamente, encontrar un equilibrio entre la vida al aire libre y la imagen que esta nos regala, y el interior del cuarto de la niña.

Para lograr una decoración primaveral, hay dos puntos clave a tener en cuenta antes de comenzar. Por un lado, la iluminación debe ser óptima y por el otro, la decoración en su conjunto debe irradiar alegría y frescura.

Por ello, es importantísimo el color de paredes a elegir. Se recomienda utilizar para ellas tonos blancos o muy cercanos a este valor. Es decir, si optamos por un rosa, un lila, una naranja, siempre dentro de la tonalidad más débil posible. Los colores claros otorgan mayores dimensiones al espacio a pintar y el efecto luminoso se ve potenciado por ellos.

Sobre el color de base, se colocarán flores en colores variados. En este caso ya no importa si son tonos elevados o no, pues el secreto se va a encontrar en la distribución de las mismas. Si estamos trabajando en un cuarto pequeño, deben estar bien separadas. Las habitaciones grandes permiten mayor sobrecarga.

Para completar la decoración, elegir cortinados largos, altos y claros.

Fuente: facilísimo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *