Decorando con amor

El sentimiento más tierno y puro, que la llegada de un bebé a nuestra vida produce, es sin lugar a dudas, el amor. Es inevitable, mirar un recién nacido y sentir este sentimiento dulce, que invade el cuerpo, la mente y el alma.

Por ello, y para proyectar lo que se siente sobre una pared, es que se ha pensado esta propuesta. La misma se basa en la seguridad de que a través de un muro, se puede expresar, llegar a lo más profundo del alma de las personas, atravesando la coraza que tanto nos aíslan a unos de otros.

Para comenzar, debemos saber el sexo del bebé. Una vez determinado el mismo, se elegirá el color de pared, entre los clásicos: rosa para niñas y celeste para niños. Ese será el tono que predominará en el ambiente. A su vez, tanto el techo como las molduras, recibirán color blanco o crema, para cortar el impacto de una sola tonalidad.

Cuando las paredes y techos se hayan preparado correctamente, se colocarán sobre los mismos, dibujos de corazones en tonalidad blanca. Para que este trabajo quede lo mejor posible, se sugiere hacer un molde con acetato y sobre el pintar con esponja o aerosol, dándole efectos a la pintura.

Finalmente, este tipo de cuartos poseerá los muebles imprescindibles y se hallará libre de adornos y muñecos que estorben la visualización del entorno. Si se desea colocar algún adorno es especial, se sugiere propinarle un espacio exclusivo, donde no entorpezca la composición planteada.


Categorías

Decoración

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *