¡Claro que se puede! Desayunos familiares más sanos sin azúcar

Hoy vamos a hablar otra vez sobre desayunos: los tuyos, los de tus hijos… Pretendo sobre todo reflexionar acerca de los hábitos insanos que sin darnos cuenta hemos incorporado a nuestra dieta habitual, y que pueden afectar a nuestra salud. Y sí, concretamente debemos fijarnos un poco más en el azúcar: en esas cantidades ingentes de azúcar que ingerimos en la primera comida de la mañana.

Me centro en lo que comen los peques a las 8 de la mañana, antes de vestirse: la leche con 2 cucharadas de cacao soluble y las galletas; o el enorme vaso de zumo de naranja (conteniendo el azúcar de 3 frutas); por no hablar del batido de vainilla que por comodidad y rapidez sacas del armario, o la tostada con crema para untar de chocolate, o quizás un yogur azucarado, suma y sigue. Pero, ¿no es posible cambiar esto? ¡claro que sí! además, está en tus manos.

Hará unas 2 o 3 semanas, el fotógrafo Antonio R. Estrada nos alertaba sobre el azúcar que contienen varios productos de alimentación manufacturados de uso más o menos cotidiano, cuyo consumo aceptamos y normalizamos. Mediante el proyecto sinAzucar.org, se visibiliza el azúcar oculto en bebidas, galletas, cereales, lácteos, licuados vegetales, etc. La página web explica el proceso mediante el cual se ha averiguado la cantidad total de azúcar en cada caso, y la presentación consiste en unas imágenes comparativas del envase o producto, junto al número de terrones de azúcar que contienen.

Tus hijos, el azúcar y las decisiones.

El problema no es la cucharada de azúcar que pones al café, ni la que pone tu hija en su yogur de la merienda, es que te sorprenderías al saber que el ketchup, los sobres para hacer caldo, los cereales del desayuno, algunos embutidos, el puré preparado, y un largo etcétera, contienen cantidades de este edulcorante. Y ¿te acuerdas? la cantidad máxima diaria que deberían tomar los niños para prevenir problemas futuros, son 37 gramos diarios, y en el cuadro de abajo (que tantas veces hemos utilizado) se detallan alimentos presentes en nuestras despensas, que superan la cantidad.

Es cuestión de proponérselo, verás: si has adoptado hábitos insanos en casa, puede costar revertirlos, pero no es imposible, de lo contrario se podría decir que la decisión se deja en manos de la industria alimentaria y la publicidad. Personalmente no quiero eso: deseo continuar teniendo cierto criterio para diferenciar todo aquello que potencialmente puede hacer daño a mi familia, y deseo que mis hijos aprendan también a decidir.

Podrías releerte este post sobre mitos en alimentación, y sumar todos aquellos que hayas conocido en las últimas semanas; ahora te cuento otro: desayuno compuesto por leche chocolateada, bollo y zumo natural, no es más sano por contener este último. La buena noticia es que probable es que después de varios días comiendo diferente en casa, sea más sencillo que se convierta en costumbre, y acabe convirtiéndose en un estilo de vida.

Entonces: ¿qué les doy para reducir la cantidad de azúcar?

La pregunta del millón, o no, lo primero es analizar vuestra dieta habitual, y lo segundo buscar alternativas. Y no, no hablo de productos difíciles de encontrar, ni de que tengas que perder mucho tiempo preparando un desayuno equilibrado y sin azúcar (o sin tanto azúcar). Eso sí, algo más de tiempo del que te lleva abrir el envase de las cookies si que invertirás, pero nada que acabe con tu planificación diaria.

Se me ocurren varios ejemplos:

  • Macedonia de frutas frescas con un puñadito de frutos secos triturados.
  • Tostada de pan con aceite de oliva y tomate.
  • Crepe con harina de arroz, rellena de hummus.
  • Yogur sin azúcar con trozos de plátano.
  • Tortitas de maíz con loncha de queso por encima.

Que no te de pereza: busca recetas, cambia la lista de la compra y ponte en marcha. Y aquí tienes ideas para el almuerzo del cole, y la merienda de la tarde. Si se te queda corta mi lista, no dudes en consultar estos 60 desayunos sanos para compartir en familia, por Lidia Folgado, ¡que los disfrutes!

A modo de reflexión.

He querido finalizar con algunas de las imágenes de sinAzucar.org, no para que te sorprendas y sigas como si nada, sino para que te conciencies de que algunos de los procesados que tomas, no son tan sanos ni tan naturales como te cuentan.


Categorías

Nutrición, Salud

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *