Desprendimiento de placenta en el parto

Barriga de embarazada el último trimestre.

El desprendimiento de placenta ocurre cuando esta se separa de la pared interna uterina.

El desprendimiento de placenta durante el parto puede traer consecuencias severas para el feto y la madre. Seguidamente hablaremos acerca del tema.

El desprendimiento de placenta y los indicativos de sufrirlo

La placenta es un órgano gracias al cual el bebé puede alimentarse, expulsar sus heces y tomar oxígeno del exterior. La placenta se encuentra unida al útero. El desprendimiento de placenta es un problema poco común que surge normalmente en el último trimestre del embarazo y puede hacerlo también en el parto. Ocurre cuando la placenta deja de estar unida a la pared interna del útero materno.

La complicación en este tema deriva cuando se rompen vasos sanguíneos que colaboran en la unión de placenta y útero. Se produce entonces una hemorragia. Hay varios indicativos que aumentan la probabilidad de sufrirlo la madre. Es esencial unos correctos hábitos de vida para prevenirlo. El desprendimiento de placenta en el parto puede deberse a la rápida salida del líquido amniótico o la escasa longitud del cordón umbilical. Varios motivos afectan a la madre:

  • Hipertensión arterial.
  • Diabetes.
  • Preclampsia en el embarazo.
  • Avanzada edad de la mujer, sobre todo más de 40 años.
  • Consumo de drogas.
  • Problemas en el útero.
  • Algún golpe en el vientre.

Síntomas y actuaciones a tener en cuenta

Embarazada hospitalizada con serias complicaciones.

Cuando hay sangrados vaginales, dolor abdominal, molestias…, la situación de la madre y el bebé es preocupante.

Si se desprende la placenta el feto puede sufrir una falta de alimento y oxígeno. Los desechos tampoco serían expulsados de modo correcto. Cuando esto sucede el riesgo es extremo en madre e hijo. Si la separación de la placenta es muy grande el parto debe adelantarse, previniendo así graves consecuencias. Algunos de los síntomas que suponen que exista esta complicación son:

  • Sangrado vaginal.
  • Dolor y dureza en el abdomen.
  • Contracciones en el útero.
  • Náuseas y vómitos.
  • Malestar.
  • Reducción en los movimientos por parte del feto.
  • Hemorragias tras el parto.

Cuando existen duda si se sufre este mal conviene cerciorarse en el centro médico. Lo normal es realizarle una serie de pruebas a la madre como son las ecografías vaginales y de abdomen, análiticas de sangre y para el estudio de plaquetas. Los estudios de trombos pueden detectar este problema, sobre todo si la madre lo ha padecido en un parto anterior. Se le recetaría entonces anticoagulantes.

Consecuencias tras la problemática

Existen varios grados para sopesar la afectación en madre e hijo. En grado 0 no hay síntomas y se llega a diagnosticar esta dificultad tras el parto. El grado 1 es el más frecuente y aquí el feto no sufre daño. En el grado 2 las hemorragias no son intensas. Por el contrario el grado 3 es de máxima gravedad. El sangrado es excesivo y ha de practicarse una cesárea a la madre para ayudar al bebé a seguir con vida. Lo positivo es que este último grado es de ocurrencia muy baja.

Si hablamos de un desprendimiento de placenta leve se recomienda reposo a la madre y que evite movimientos bruscos y coger peso. Un desprendimiento más grave puede suponer la necesidad de transfundirle sangre a la madre y que llegue a padecer problemas de coagulación en un futuro. Para el bebé puede implicar la muerte o como se ha referido con anterioridad un nacimiento prematuro. En este último caso se le podrían administrar medicamentos a la madre para ayudar a un más rápido desarrollo del feto.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.