Desprendimiento prematuro de la plancenta normoinserta

Que se desprenda la placenta normoinserta, es decir que la placenta se separe parcial o totalmente del útero, es una complicación grave, pero muy poco común. Le ocurre solo al 1% de las mujeres embarazadas, y aunque puede suceder en cualquier momento del embarazo, las estadísticas dicen que es más común en el tercer trimestre, a partir de la semana 20.

En este artículo podrás saber cuáles son las causas más comunes, factores de riesgo, sus síntomas, las opciones para que el parto llegue, aunque sea de manera prematura o por cesárea.

¿Por qué resulta grave que se desprenda la placenta?

La placenta durante el embarazo

Como te explicábamos el desprendimiento de la placenta normoinserta, placenta abrupta o separación placentaria, ocurre muy pocas veces, pero es grave, porque el feto deja de recibir los nutrientes de la madre. Aquí tienes un artículo para saber cuáles son las funciones de la placenta.

La placenta está por un lado pegada a la madre, a través de su útero, y por otro lado a través del cordón umbilical al bebé. Es a través de la placenta por donde éste se alimenta, así que si se produce la separación con el útero (parcial o totalmente) el bebé dejará de recibir alimentos. Al producirse esta separación la madre sangra de manera abundante, así que ahí tienes uno de sus principales síntomas, pero más adelante te explicaremos otros.

La separación de la placenta conlleva un sangrado vaginal, no obstante puede que la sangre se quede atrapada entre la pared del útero y la placenta, y no veas ningún síntoma externo. Estos son los casos más graves, porque la separación se está produciendo de manera lenta, y no da “la cara” con lo que el problema ya se detecta cuando hay peligro para la madre y el bebé, porque la sangre que se ha perdido es más de la que se ve en el sangrado. Esto es lo más grave, por regla general se produce un manchado o sangrado vaginal evidente.

Causas o factores de riesgo que pueden provocar el desprendimiento

Todavía no están muy clara las causas que llevan a un desprendimiento prematuro de la placenta, que en condiciones normales se expulsa tras el parto. Siguiendo con los datos sólo el 9% de los desprendimientos se dan por golpes o traumas abdominales.
Algunos de los factores de riesgo son:

  • Hipertensión arterial
  • Preeclampsia o eclampsia.
  • Uso de cocaína u otros estupefacientes.
  • Madres fumadoras.
  • Haber tenido ya un desprendimiento prematuro en otro embarazo.
  • Rotura temprana de la bolsa de agua.
  • Embarazos en los que la madre tiene más de 40 años.
  • Disturbios de la coagulación sanguínea.
  • Amniocentesis
  • Embarazo gemelar.

Consecuencias para la madre y el bebé

cuidar bebé prematuro

Que se desprenda la placenta puede tener consecuencias importantes tanto para la embarazada como para su hijo o hija.

La madre puede llegar a sufrir un shock circulatorio debido a la pérdida de sangre, con una anemia severa que requiere transfusión de sangre, fallo renal y de otros órganos. En los casos más graves, cuando no se ha podido controlar el sangrado, tras el nacimiento del bebé, es necesario extirpar de forma quirúrgica el útero, pero esto es en los casos más graves.

Para el bebé, el desprendimiento de la placenta conlleva la privación de oxígeno y nutrientes, por donde ha perdido la conexión con su madre, lo que provoca sufrimiento fetal. Si el feto tiene más de 34 semanas, lo habitual es que haya un nacimiento prematuro, aunque no haya signos de sufrimiento, porque desprendimientos pequeños se pueden convertir de pronto en grandes desprendimientos.

Si el feto no llega a las 34 semanas, pero no tiene sufrimiento, ni él ni la mamá, lo habitual es que se hospitalice a la embarazada, se administren corticoides para acelerar la maduración pulmonar fetal y de otros órganos y se provoque el parto de manera prematura.

Queremos terminar este artículo recordando lo que decíamos al principio, es un problema grave, no hay que negarlo, pero poco común, de ahí que sea importante que acudas a tus revisiones médicas.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.