Día de Internet Seguro: nosotras, nuestros hijos y las nuevas tecnologías

Hoy, como cada primer martes de febrero, es el Día de Internet Seguro, una fecha para reflexionar sobre los retos que las familias debemos asumir en la relación entre nuestras hijas e hijos, y el consumo de medios audiovisuales. Medios audiovisuales que nos generan bastantes inseguridades, y a los que dedicamos mucho tiempo y mucha energía, con el propósito de ejercer de mediadores entre los menores de edad, y esos espacios virtuales que (en ocasiones) ofrecen contenidos inapropiados para la edad y maduración de los niños.

Aunque, a decir verdad, el listado de ventajas atribuibles es bastante extenso, pero claro, si un mal uso puede exponernos a ciertos riesgos, ¿qué mejor que establecer medidas que permitan prevenir esos peligros?

Hay una publicación en Doxa Comunicación: revisa interdisciplinar de estudios de comunicación y ciencias sociales, llamada “Las madres y padres, los menores e Internet. Estrategias de mediación parental en España”. En ella los autores analizan las estrategias de mediación de las madres y los padres, basando sus resultados en datos de la red europea EU Kids Online (para España). Las entrevistas tuvieron lugar en 2010, y según descubre el análisis, las llamadas “estrategias de mediación activa y restrictiva”, tienen una amplia presencia, mientras que las de seguimiento o las de carácter tecnológico parecían tener escaso eco.

A continuación nos centraremos en cada uno de estos tipos de estrategias, pero antes me gustaría compartir con vosotras, algunas de las conclusiones aportadas por la publicación mencionada:

  • Se observa una reducción general de la incidencia de la mediación entre los menores de 13 a 16 años, frente a los de entre 9 a 12. Los niños más pequeños nos parecen más vulnerables, a pesar de que en la adolescencia se pueden producir muchos comportamientos de riesgo, que si no son “mediados”, pueden exponer a peligros graves.
  • Los datos que presentó España en el año de publicación del trabajo, estaban cerca de la media europea, en cuanto a mediación parental.
  • El verdadero éxito de la mediación siempre radica en dotar al menor de la capacidad para afrontar riesgos, y evitar que estos tengan consecuencias negativas.
  • La mayoría de los padres españoles habla con sus hijos sobre un uso más seguro de Internet.

Nosotras, nuestros hijos y las nuevas tecnologías.

Para los menores de edad los entornos virtual y físico están unidos, aunque puede que no mezclados, porque también tienen el deseo de vivir intensamente el segundo (sin el primero), sin embargo, en este punto todo depende de las oportunidades concedidas por los padres; este es otro tema de discusión, pero ¿no os parece que a veces tenemos más miedo al mundo físico que al virtual sin que exista un aumento contrastado de la peligrosidad?

Me explico: los niños consiguen autonomía para ir solos por la calle muy tarde, y durante muchos años sus movimientos en el entorno físico son seguidos de cerca, teniendo dificultades para desarrollar ciertas habilidades; por contra: ¡es tan fácil adquirir una tablet o un smartphone que a veces usamos como ‘cuidadores’ o consuelo de nuestros hijos!

Las TIC aportan muchas ventajas, muchísimas, y uno de los beneficios que más fácilmente se observan es que mediante su uso, los niños y adolescentes consiguen la inmediatez con la que esas edades “se sueña”: conseguir las cosas pronto, y sin apenas esfuerzo. Esa inmediatez, sumada a un exceso de confianza, y a habilidades de uso excepcionales, resultan en una situación que puede dar problemas, si los hijos no han sido guiados.

Estrategias de mediación parental.

Somos responsables de la educación digital, pero no los únicos responsables, y aún no siendo los únicos: nos vemos muchas veces invirtiendo tiempo y energía de manera intensiva, y durante los 10 primeros años de la vida (después también, pero vamos aprendiendo a “soltar” y a confiar). ¿Por qué? pues como madres y padres nos preocupan nuestros hijos, y además tenemos capacidad para acompañarles y educarles, puesto que poseemos una experiencia vital de gran valor.

El enlace proporcionado más arriba, habla de: mediación activa, restrictiva, de seguimiento o técnica. Las dos últimas modalidades de mediación se refieren al seguimiento de los contenidos visitados por el niño (historiales, etc) y a las herramientas técnicas específicas de mediación parental. Hay una orientación que nos sirve para simplificar la comprensión de las posibles estrategias de mediación parental, es la siguiente:

Mediación activa.

Interésate por tus hijos: por sus gustos, por su actividad online… debe ser una presencia natural, sin intromisiones, sin interrogatorios, desde el interés genuino. Los niños (y los adolescentes) agradecen el diálogo, y piden respeto y confianza; si no se dan esas condiciones, difícilmente se establece una comunicación positiva. No te agobies si lo haces mal, corrígete si gritas o juzgas a tus hijos, pero no te martirices: mañana saldrá mejor.

Orientar, transmitir valores, responder preguntas, hablar espontáneamente de lo que (como madre, como padre) te preocupa, facilita que ellos tengan la libertad de buscar consejo si están perdidos o si tienen dificultades. Dentro de la mediación activa se incluye el sentido común: un niño de 3 años no puede estar 3 horas delante de la tablet, uno de 6 no debería poder jugar a video juegos de clasificación PEGI 16, una niña de 9 no tiene necesidad (ni es aconsejable) de irse a la cama con el smartphone… y así todo. Usa el sentido común y adapta las recomendaciones a tu estilo de vida y a las normas de tu familia.

Mediación restrictiva.

Implica el establecimiento de límites, el uso de controles parentales, y adecuar el entorno virtual a la madurez del menor, para evitar riesgos. Probablemente el éxito sea mayor cuando combinamos ambas modalidades de mediación.

Por último, merece la pena comentar que a más estímulos externos a la familia, a más disponibilidad de las TIC en la vida de los menores, cabe esperar mayor presencia de madres y padres (de intensa a superficial, en descenso gradual según la edad), en la vida de nuestros hijos, y cabe esperar también el desarrollo de habilidades que permitan hacer frente a los requerimientos de acompañamiento que se nos presentan como si de retos se tratara.


Categorías

Consejos

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *