Día de la Tierra: no hay cuidados sin conciencia

Se está acabando el Día de la Tierra y reflexionando un poco me pregunto si no es absurdo que le dediquemos un día a nuestra “Madre”, por que sí, tenemos una madre biológica (o como mínimo una madre que nos ha criado y cuidado), y una gran madre que es la que nos alberga y nos permite la vida en la condiciones de las que disfrutamos en la actualidad… y que por cierto podrían cambiar drásticamente, si es que no lo han hecho bastante. Absurdo porque como se suele decir “todos los días deberían ser de la Tierra”.

Y hablando de reflexionar, recuerdo una de las acepciones de “conciencia”, que habla precisamente de un significado relacionado con ‘el conocimiento claro y reflexivo sobre aquello que nos rodea’. Y es esto precisamente lo que creo que nos falta: REFLEXIONAR (estoy siendo repetitiva, lo sé 😉 ); porque si en lugar de lanzar mensajes bienintencionados o para que se sepa que amasamos en apariencia a nuestro Planeta, deberíamos – creo yo – hacer una introspección para descubrir con qué actos cotidianos podríamos estar dañando a la Tierra, y con cuáles cuidándola de verdad.

En la actualidad es muy fácil hablar y comunicar, gracias a Internet y a la diversificación de medios de información y comunicación, lo que ya no tengo tan claro es que sea tan fácil cambiar las cosas… y eso que estaría en nuestras manos. Nos quejamos pero no actuamos, protestamos pero nadie da el paso para modificar un modelo socio económico destructivo. Todos somos responsables pero a fin de cuentas nadie tiene la culpa porque nos miramos el ombligo y lo hacemos bien (“quien lo hace mal es el vecino”, faltaría más).

El caso es que quien más quien menos vive atrapado en un modelo de consumo devastador según es más quien más tiene; con suerte señalamos al Capitalismo y “¡ay, quien nos ha metido en esto!”, pero ¿quién se niega a funcionar así?, ¿quién da el paso?; “¿quién le pone el cascabel al gato?” como decían en la fábula ‘El congreso de los ratones’.

El ser humano y sus desmanes

Tenemos mascotas a las que adoramos, aunque nos trae sin cuidado como tratan a otros animales en los mataderos, o cuántas especies se extinguen cada año. Lavamos con jabón ecológico ropa confeccionada en la otra punta del planeta, por operarias que trabajan 17 horas al día en condiciones infrahumanas. Salimos a dar una vuelta al bosque los domingos, pero abandonamos  el plástico del picnic en la playa el primer día de sol… Y así todo.

“¿Ah que… no todos somos así?” Pues claro que no, porque quien no es como los ejemplos de arriba, compra tres smartphones al año, sin importar a dónde va a parar su (nuestra) basura tecnológica.

La Tierra nos ha estado cuidando miles de años

Y ahora agoniza (aunque lo disimula), y ya lo avisó Miguel Delibes. ¿Seremos capaces de proporcionarle los cuidados básicos? o mejor aún ¿hay alguien con conciencia dispuesto a cambiar las cosas de raíz y dando ejemplo para que otros le sigan?

Hoy se ha publicado por ejemplo esta reseña, sobre el agotamiento de los recursos del Planeta, a veces pienso que estamos tan acostumbrados a leer estas cosas que se convierte en algo cotidiano y nos da igual, aunque no debería ser así. De hecho ya hace varios meses, incluso años que se nos avisa sobre que quizás la Tierra esté ya perdiendo su capacidad para re equilibrarse, y con ello se pondría en riesgo no sólo la salud de muchísimos seres vegetales y animales, sino vidas de ambos ‘reinos’.

Tal vez dentro de unas pocas horas, empezarán a sonar los despertadores, primero en una parte del Planeta, después en otra, y en otra más (mientras nuestra “madre” realiza su rotación), y tengamos una consciencia renovada y despierta que nos haga actuar conforme a nuestros principios, sin miedo y con mucho amor a todo lo que nos rodea. No se trata sólo de preservar la Vida, sino de que no tenemos ningún derecho a destruir lo que nos ha sido regalado.


Categorías

Varios

Macarena

Hace 14 años y medio conocí a mi gran maestro, dos años después llegó al mundo una persona que hace honor a su nombre (Sofia); no se parecen a... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.