Día mundial del autismo

Día mundial del autismo

El hijo de Ana, de 5 años y medio, sufre de autismo. Desde que le dieron esta noticia no ha dejado de luchar por su hijo para que tenga un desarrollo adecuado. Pero no es nada fácil, se trata de un viaje lleno de peligros, decepciones y también de esperanza…

“Mi hijo tuvo un desarrollo normal hasta la edad de un año, que fue cuando empezó a mostrar signos sospechosos. Nosotros nos empezamos a preocupar a pesar de que el médico y el psicólogo que lo habían visto no le daban importancia, pensaban que se trataba de celos hacia su hermano.

Buscamos en Internet y encontramos a un psiquiatra especializado en autismo. Inmediatamente diagnosticó la enfermedad en mi hijo, que en esos momentos tenía dos años y medio. Hemos perdido más de un año desde el inicio de nuestras sospechas.

Después de varias sesiones de terapia para el habla y un seguimiento psicoanalítico durante 4 meses, no tuvimos éxito. Entonces optamos por el método Teacch para niños autistas. Durante un año y medio seguimos una guía parental con un psicólogo que venía a casa una vez al mes, además de una educadora especial que venía dos veces por semana para nuestro hijo. Afortunadamente, a través de este método hemos encontrado grandes progresos en él. Pero siempre nos encontrábamos con el problema de que no era capaz de hacer en la escuela lo mismo que hacía en casa…

Después de 6 meses decidimos que siguiera el tratamiento ABA y enseguida vimos una notable mejoría. Mi hijo está empezando a recuperar el habla y ahora puede hacer imitaciones de diferentes formas, colores y tamaños. En la escuela va mucho mejor.

Un psicólogo especializado viene a casa 2 horas y media por semana, un grupo de educadores vienen 4 veces por semana durante 2-3 horas y el tratamiento ABA lo practica en casa casi constantemente. Pero, en realidad, necesitaría alrededor de 30-40 horas por semana con los educadores y 6-9 horas con el psicólogo.

Para conseguirlo nos harían falta 2.500 € al mes solo para esto y no los tenemos… Es una locura pensar que por razones financieras nuestro hijo no puede beneficiarse de una atención y progreso óptimos. Aunque al menos tiene algo pero una madre siempre quiere lo mejor para su hijo.

Me arrepiento mucho de no haber encontrado esta solución antes, un tratamiento tardío siempre es más complicado. Si lo hubiera conseguido antes sus avances serían más rápidos.”


Categorías

Familia

Dunia Santiago

Soy técnica en educación infantil, estoy metida en el mundo de la redacción desde 2009 y acabo de ser madre. Me apasiona la cocina, la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *