Dieta adecuada para prevenir la anemia durante el embarazo

Consigue un test de embarazo para saber si estás embarazada
Durante el embarazo se puede producir anemia, si es leve pasa casi desapercibida. Para detectarla, además de los análisis pertinentes es importante que vigiles el color de tus encías, del interior de tus ojos, de tus labios y uñas. Si es blanquecino, puede que sea anemia. Aunque la tengas, esta no tiene porqué afectar al feto, pero hay que tratarla a tiempo.

Algunos estudios reflejan que la anemia aumenta el riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer de los bebés, además de aumentar la posibilidad de sufrir depresión postparto. En este artículo te recomendamos una dieta sana que te ayudará a prevenir la anemia, con alimentos ricos en hierro, vitamina B y vitamina C. Y los mejores consejos para que tu cuerpo aproveche el máximo de hierro.

Tipos de anemia en las embarazadas

Alimentos ricos en ácido fólico

Hay varios tipos de anemia, pero durante el embarazo las más frecuentes son las provocadas por la falta de hierro, llamadas ferropénicas, o la que incluyen la falta de ácido fólico, megaloblásticas. Esta última sí tiene consecuencias graves para el feto, aunque es menos común.

La anemia ferropénica es la más común. Surge, por lo general, durante el segundo o tercer trimestre de la gestación. Es el momento en el que las necesidades de hierro del feto aumentan. Para atender a las necesidades del bebé y las tuyas propias, deberás retener 1000 mg de hierro y, no todas las mujeres disponen de tantas reservas.

La anemia megaloblástica, es menos frecuente y está provocada por el déficit de ácido fólico, que es el estimulador de la producción de hemoglobina. A todas las mujeres embarazadas, e incluso 3 meses antes de quedarse embarazadas, se les recomienda el consumo de ácido fólico, para reducir considerablemente las posibilidades de malformaciones del cerebro y la médula espinal del feto.

Alimentos para prevenir la anemia ferropénica durante el embarazo

Oirás que para la anemia se necesita tomar hierro. Pero ¡ojo! porque en los alimentos hay dos tipos de hierro el hierro hemo y el hierro no hemo. En el caso de las embarazadas se recomienda consumir alimentos ricos en hierro hemo. Este está presente en las carnes, pescados y huevos. La ventaja es que este hierro se absorbe en mayor cantidad.

El hierro no hemo, por supuesto que también es recomendable, está en alimentos de origen vegetal como las legumbres, en algunos alimentos de origen animal como la leche o la yema del huevo. Este hierro se absorbe con más dificultad. Alimentos que interfieren en su nivel de absorción, ayudando a ésta, la vitamina C y A y las proteínas de la carne.

Los componentes que dificultan la absorción del hierro son por ejemplo el calcio, los polifenoles presentes en el cacao, o frutos secos. Los cereales integrales también interfieren en la absorción del hierro no hemo. No conviene abusar del vinagre en las comidas. No significa que no tomes estos alimentos, sino que procures no hacerlo junto a aquellos que te aportan hierro.

Dieta y consejos contra la anemia durante el embarazo

diabetes gestacional durante el embarazo

Te proponemos un menú, de un día, que te puede servir a modo de ejemplo, para aprovechar al máximo el hierro, y prevenir así la anemia ferropénica durante tu embarazo. Puedes hacer un desayuno de zumo de naranja natural, con una tostada de pan integral con jamón de pavo y queso. La comida puede ser pollo tropical, ensalada de lentejas y calabacín y de postre kiwi o fresas. Y para cenar un sándwich de atún y yogurt. Esto es sólo un ejemplo que hay que adaptar a cada mujer.

También te damos unos consejos, para que aumentas la absorción de hierro en tu dieta. Poner en remojo las legumbres antes de su cocción, es uno de ellos. El hierro de las legumbres y los cereales se absorbe mejor en caliente. Aliña los alimentos ricos en hierro con limón o perejil. Cocina con piña, naranja, limón, pimiento rojo… así aumentarás la utilización del hierro.

Cualquier tipo de dietas debes consultarla con tu médico, quien te hará un examen y recomendará una dieta específica para tu actividad diaria, y el momento de la gestación en el que te encuentres. Y ya sabes, en una dieta sana y equilibrada debes incluir la practica de ejercicios a diario. 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.