Cómo diferenciar que aún no estás de parto

Parto natural en hospital

Muchas mujeres embarazadas sienten cierta incerteza por qué no sabe cuándo se pondrán realmente de parto y si sabrán diferenciar de no cuándo deben salir al hospital. Si estás embarazada deberás aliviar esta preocupación poque tu instinto te lo dirá aunque ahora pienses que eso no es posible. Haznos caso, cuando llegue el momento lo sabrás.

En primer lugar, tu cuerpo te enviará algunas señales cuando el parto esté cerca. Si bien son señales de que llegará pero que aún no llega, significa que en pocas horas o incluso días empezarás a estar de parto. Cuando tienes contracciones antes de tiempo, es una forma que tiene tu cuerpo de avisarte y además de prepararse para el momento del parto. 

Algunas mujeres harán una visita al hospital o clínica, creyendo que están de parto, pero solo las enviarán de nuevo a casa. Esto no es algo que te deba preocupar y es que le puede pasar a cualquiera, sin importar que hayas sido o no madre anteriormente. Puedes llegar al hospital pero al no estar muy dilatada o no tanto cómo te pensabas, tendrás que esperar. Puedes volver a casa a esperar cómodamente y volver cuando las contracciones sean más rítmicas y seguidas.

Sin embargo, si crees que realmente estás de parto, es muy importante que te pongas en contacto con tu médico inmediatamente o ir al hospital en caso de que veas que es una urgencia. Pero, ¿cómo se pueden diferenciar las contracciones de parto de las contracciones de preparación?

Cuando las contracciones son solo de preparación:

  • Las contracciones no se acercan unas a otras en el tiempo
  • No se hacen cada vez más fuertes
  • No son cada vez más largas
  • Caminar no tienen ningún efecto en las contracciones
  • El cuello del útero no está alterado

Cuando realmente son contracciones de parto:

  • Las contracciones se acercan cada vez más unas a otras
  • Las contracciones se hacen más fuertes
  • Sientes la contracción cómo se extiende por todo tu cuerpo
  • Las contracciones duran más tiempo
  • Caminar hace que las contracciones se sientan más fuertes
  • El cuello del útero cambia

Escribe un comentario