Diferencias entre el acné neonatal y el acné del lactante

Bebé con acné

Los granitos en este bebé son los propios del acné neonatal; son de tamaño reducido y aparecen en los primeros meses de vida.

El acné es una alteración de la piel muy común, benigna y transitoria en la mayoría de las ocasiones. Cuando nos dicen que un bebé tiene acné, nos resulta raro ya que nos parece una patología propia de los jóvenes. Cuando se trata de un recién nacido, se le denomina acné neonatal.  En el embarazo y mediante la placenta, la madre le da al bebé todo lo necesario, incluidas hormonas. Cuando éstas estimulan las glándulas sebáceas, los poros de la piel se inflaman y se cierran, lo que deja en su lugar una serie de granitos a lo que llamamos acné. Es más frecuente en varones debido a la acción de las hormonas sexuales masculinas.

No hay que confundir el acné neonatal con el acné del lactante, ya que este último sí es un problema más grave y requiere de un especialista. Las diferencias más notables entre ambos son las siguientes:

Acné neonatal

  • No se suele propagar más allá de los 2 ó 3 meses de vida y no es necesario ningún tratamiento.
  • Los granitos, que se sitúan en su mayoría en la cara del bebé, no son dolorosos.
  • Tampoco pican, como es en el caso de los granos por picaduras, ni son contagiosos.
  • Son de tamaño reducido.
  • No guardan relación con la alimentación de la madre, ni en el embarazo ni en el periodo de lactancia.

Acné del lactante

  • Las causas no están del todo claras.
  • Aparece en torno a los 3-6 meses de vida del bebé y se puede alargar hasta los 2 años.
  • Los granitos se asemejan a los del acné adolescente
  • Hay estudios que lo relacionan con una patología de origen infeccioso producida por el hongo Malasezzia.
  • Este tipo de acné aumenta las posibilidades de sufrir acné en la etapa adolescente.
  • Puede llegar a requerirse un tratamiento más agresivo que en el caso del acné neonatal.

En ambos casos y para prevenir la aparición de esta alteración cutánea, lo ideal sería prescindir de cremas en la cara del bebé para no impregnársela de ninguna sustancia. Los poros de la piel del bebé deben de estar limpios y libres de grasa. Lo mejor es una buena higiene en la piel del bebé con agua y jabón neutro. En el caso de que tu bebé tenga algún granito y quieras descartar alguna patología, debes de consultar con tu pediatra.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *