Diferentes estilos de crianza: en el pueblo o en la ciudad

crianza: en el pueblo o en la ciudad

La forma de criar a nuestros hijos sigue siendo algo que perturba a los padres. El estilo de vida que se les puede llevar a imponer e incluso el método de enseñanza será algo que no se va a dejar pasar. La crianza en el pueblo o en la ciudad de tu hijo puede llegar a ser muy dispar.

Si tienes que formalizar una nueva vida y no sabes dónde asentar tus bases, aquí tienes los pros y contras de diferentes estilos de crianza: en el pueblo o en la ciudad. Pero si es algo que ya tienes formalizado y no te queda otra forma que permanecer en un lugar en concreto, con estas indicaciones puedes llegar a visualizar qué es lo que mejor puedes adaptar a tu estilo de vida.

¿En el pueblo o en la ciudad?

La propuesta de sentar tus bases en un lugar u otro puede llegar a estar meditada de forma parcial. Son muchos los padres que optan por ir al pueblo por el simple hecho de pensar en un contacto más directo con la naturaleza y la tranquilidad. Otro punto a destacar es la ocasión de adquirir una vivienda con más prestaciones y con menos coste, algo que puede ser inviable en una ciudad.

La ciudad ofrece la oportunidad de vivir pero de manera mucho menos cómoda. Si la vida no te ofrece la posibilidad de vivir en una casa en medio de una ciudad, tendrás que compartir tu vida en un piso y rodeado de vecinos. El contacto con la naturaleza podrás hacerlo pero no de manera solitaria ni con toda la tranquilidad que te ofrece un pueblo.

Crianza en un pueblo con niños

Vivir en el pueblo con niños puede recabar una serie de características que para muchos puede ser factible. Asume una serie de ventajas que para muchos padres es inevitable prescindir de este estilo de vida.

La tranquilidad y la seguridad están de la mano. A no ser que hablemos de un pueblo que se ha urbanizado, lo más normal es describir un pueblo pequeño y apacible dónde la gente se movilice con total tranquilidad. Los niños pueden moverse en un entorno natural, con la presencia de animales y con más autonomía.

Pueden moverse con total libertad, con autonomía y con la seguridad de saber que siempre hay vecinos pendientes de todos sus movimientos. Esto les dará mucha libertad pero no les dará mucha intimidad, saben que tienen que vivir con ello.

crianza: en el pueblo o en la ciudad

Es por ello que hay más confianza para poder salir y desplazarse a cualquier rincón sin el miedo de robos o secuestros, tener plena autonomía con la bicicleta para ir con ella a dónde quieras y siempre teniendo contacto directo con más naturaleza.

Los niños al crecer en el pueblo son personas que van a tener un contacto más directo y sociable con las personas de su entorno. Al no sufrir el estrés de las prisas y las mil tareas que tienen que realizar vivirán con otro ritmo de vida más tranquilo y les evitará de sufrir depresión. Su contacto mucho más directo con la naturaleza y los animales de granja o domésticos, hará que tengan otro concepto, repercutiendo a un mejor respeto a el mundo animal.

Crianza en la ciudad

Un niño criado en la ciudad, cambia de forma drástica en su comportamiento. Dado a su estilo de vida más ajetreado y volcado en una agenda de actividades, su personalidad se refleja en niños menos libres y atados a sus compromisos.

Los niños son mucho más formales y menos juguetones al sentirse menos libres y más atados a sus compromisos. Pero por otro lado la ciudad ofrece la libertad de tener mayor acceso a eventos , museos, exposiciones y actividades complementarias para su desarrollo. La educación se puede ampliar ya que tienen un amplio abanico de oportunidades para estudiar idiomas o cualquier especialidad, e incluso tener acceso a la universidad en su misma ciudad.

crianza: en el pueblo o en la ciudad

Te olvidarás del transporte y estar pendiente del coche constantemente para desplazarte, aunque esto dependerá del lugar de la ciudad dónde vivas, pero siempre tendremos la opción del transporte público.

Los niños en los pueblos pueden echar de menos la compañía de más niños, en la ciudad esto no pasa, siempre estarán rodeados de muchos más niños en cualquier terraza, parque o evento dónde nos movilicemos.

Y es por ello que podemos optar entre un estilo de vida u otro, el campo te ofrece ese sustento y contacto innato que necesita nuestro cuerpo, ya que ayuda a reforzar nuestro vínculo con el bienestar. La ciudad ofrece la otra forma de supervivencia de forma luchadora y competitiva.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.