Dificultades de conciliación para madres solteras, véncelas

Ya hemos hablado de la importancia de la corresponsabilidad a la hora de llevar a la práctica la conciliación laboral en la maternidad. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando no hay un padre en el que delegar? Hablaremos de alternativas, de soluciones y de la importancia de la sororidad.

Cada vez más mujeres son libres e independientes y deciden criar a sus hijos sin una figura paterna. Te recordamos la importancia de crear una red social que nos permita apoyarnos y criar en tribu.

La corresponsabilidad en soltería

La principal razón por la que se produce el estrés de ser madre soltera es que a veces no hay posibilidad de delegar en un padre. Sin embargo, debemos darnos cuenta de que aunque no exista esa figura, delegar en alguien es importante.

Es lógico que no se puede hablar de corresponsabilidad, puesto que en este caso eres la única responsable de esa criatura. Pero debes ser consciente de que eres humana y no querer abarcar más allá de tus posibilidades.

A veces te sientes culpable por no llegar a todo.

Una de tus responsabilidades es ocuparte de que tu hijo esté bien, para ello tú debes estar bien, no puedes estar estresada. Debes delegar en alguien, tú eliges si es un familiar o una canguro. Otra opción es dejar a tu hijo por unas horas en un centro especializado, como puede ser una guardería o ludoteca, fuera del horario escolar. Es tu decisión siempre, pero es importante que lo hagas para poderte dedicar las horas que necesites.

Conciliar sin corresponsabilidad

Si ya de por sí es difícil conciliar cuando tenemos una persona corresponsable, que puede ocuparse de la carga mental que supone criar un hijo, sin éste apoyo se hace un mundo. Pero es fundamental que no dejemos de lado la faceta profesional. Sobre todo sabiendo que además de la responsabilidad sobre los cuidados del niño, tenemos la responsabilidad económica sobre los dos.

Se hace necesario delegar, pero a veces se nos hace imposible, por nuestras propias circunstancias. A veces no podemos contar con familiares o amigos y no tenemos recursos para pagar quien se ocupe de ellos. Sin embargo, no hay que rendirse tan pronto, ya que cada vez son más las alternativas para conseguir esa conciliación.

Alternativas para una conciliación laboral y familiar

Una de las alternativas es el teletrabajo, o el trabajo desde casa, venta de productos online, etc. Cada vez son más madres las que optan por el emprendimiento, creando sus propios negocios desde su hogar. Estos negocios a veces son ideas creativas de las propias madres, metas que quizás se quedaron en un rincón y que la necesidad ha impulsado a perseguir como el sueño que una vez fueron.

Otras veces, estos negocios, son parte de la creación de una red de emprendedores, que tienen una idea y objetivo común. Forman un proyecto que tiene como base un crecimiento empresarial asentado sobre la solidaridad entre los propios emprendedores. No caben en este tipo de redes, la competencia y la rivalidad, todos nadan hacia la misma orilla.

En las redes de emprendedores todos se tienden la mano para conseguir un bien común.

En este tipo de grupos empresariales, nadie te preguntará si planeas un embarazo, o qué edad tienen tus hijos, porque no importa, existe colaboración entre ellos y comparten el trabajo así como los beneficios sobre el mismo.

Es cierto que aún queda mucho camino por recorrer para que los salarios y beneficios de este tipo de empleos se puedan equiparar a un empleo más tradicional. Pero se está caminando en base hacia la conciliación y cada vez son más aceptadas las fórmulas que combinan trabajo asistencial con teletrabajo, por poner un ejemplo. Cada año, el Club de Malasmadres organiza una carrera por la conciliación, con el fin de dar visibilidad a este problema.


Sé el primero en comentar