Dime que mochila tiene tu hijo y te diré cómo se lleva

Mochila Escolar2

En esto de las mochilas para transportar libros, nos guiamos por las modas, más que por las recomendaciones de salud: los niños en Educación Infantil mini mochila o saquito, ya que solo necesitan llevar el desayuno a la escuela, los de Primaria mochila con ruedines (trolley), al pasar a Secundaria mochila de tiras, porque el carrito es de peques. Se presta más atención al diseño que a la calidad de los materiales y la confección, y no digamos a la salud del sistema musculoesquelético.

Y ahora todo esto que te cuento ya da igual, las mochilas están recién estrenadas; pero es importante que sepas cuál es la mejor forma de llevarlas, para evitar daños en la espalda producidos muchas veces antes de los 15 años. Como decíamos aquí, el verdadero problema es el peso de los libros, y más teniendo en cuenta que hoy en día son prescindibles (al menos en parte) durante los procesos educativos. ¿Tus hijos soportan sobre sus hombros o arrastran?

En primer lugar, recordemos una consideración básica: la mochila escolar no debería contener carga que supere el 10 / 15 por ciento del peso corporal del niño. Por otra parte, no es cierto que sea mejor una mochila con ruedas a una de tiras para colgar a los hombros, siempre que se sigan otras recomendaciones:

La importancia de evitar el peso excesivo radica en que el niño se ve obligado a doblar hacia adelante la columna; o bien flexiona cabeza y tronco; lo cual origina tensiones y en el futuro será causa de trastornos músculo esqueléticos

  • Se deben usar los dos tirantes, para evitar asimetría en la carga y que la columna se flexione hacia un lado.
  • Los tirantes anchos, extensibles, y a ser posible acolchados.
  • La mochila se deberá mantener alta y pegada en la parte superior al cuerpo.
  • El tamaño de la misma debería ser igual o inferior al torso del niño.
  • Los objetos muy pesados se depositarán en el fondo de la mochila.
  • La parte inferior debe reposar sobre la pelvis.
  • El interior de la mochila puede llevar compartimentos para un mejor reparto de los objetos y del peso.
  • Si lleva incorporado cinturón, anima a los niños a que lo utilicen, así se distribuye mejor el peso entre los grupos musculares del cuerpo.

¿Y si le he comprado trolley al niño?

Idealmente, la mochila con carro se debería empujar, y no arrastrar, porque así se evita realizar movimientos que perjudiquen la muñeca y el hombro (obligado a ir girado). Un estudio llamado Carritos o Mochilas en la edad escolar, publicado en la revista de Fisioterapia, mostraba que el trolley implica un esfuerzo asimétrico de la columna, que se puede evitar combinando la acción de los dos brazos, pero ¿qué niño se acordaría de ir cambiando?, yo sinceramente lo veo difícil. Aunque no todos los profesionales que trabajan en este tema lo manifiesta, las mochilas con trolley pueden ocasionar sobrecarga articular, tendinitis, e incluso artrosis.

Así pues, excepto que la carga sea excesiva, se recomienda la mochila sobre los hombros, y cuando se recurre al carrito, es mejor empujarlo

Con cualquiera de las dos opciones, recordamos que una buena forma de mantener la espalda en forma es evitar el sedentarismo: no son suficientes las horas de Educación Física en la escuela, y tampoco te estamos diciendo que apuntes a tu hijo a tenis (u otras disciplinas deportivas); sino que le animes a moverse jugando, corriendo, caminando… o practicando su deporte preferido si así lo quieres.

Además de leer las recomendaciones, conviene que hables también con tus hijos sobre cómo cuidar esa parte del cuerpo (la espalda), porque aunque no la veamos está ahí, y si la maltratan les va a doler. Es bueno que tengan información para que puedan tomar mejores decisiones, así cuando un compañero del instituto les diga “llevar la mochila pegada a la espalda es de ‘pringaos’”, ellos valorarán entre parecerlo y cuidar su espalda que – al contrario que sus compañeros o amigos – les va a acompañar toda la vida.

Imagen — paulhami


Categorías

Consejos

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *