Dislexia, Disortografía, Discalculia: 3 trastornos de aprendizaje comunes en la escuela

Que cada niño tiene un ritmo de aprendizaje lo sabe todo el mundo, desde que son bebés, habrás escuchado en muchas ocasiones que no debes comparar. Cada bebé se desarrolla de forma diferente, de la misma forma, los niños tienen capacidades de aprendizaje diferentes. Pero es importante diferenciar entre el ritmo de cada niño y un posible trastorno en el aprendizaje.

Existen distintos trastornos que pueden afectar al rendimiento escolar de los niños, una de las principales causas de fracaso escolar. Pero es posible tratar cada uno de estos trastornos y dificultades, para que el niño pueda desarrollar sus capacidades de forma eficiente. Para lograrlo, es fundamental que exista un diagnóstico precoz, de esta forma el niño podrá recibir la terapia adecuada para mejorar en el aspecto necesario.

Los trastornos del aprendizaje: DSA

Las siglas DSA hacen referencia a todos los trastornos y dificultades del aprendizaje en edad infantil. Entre ellas, se encuentran la disortografía, la discalculia o la dislexia, el trastorno que quizá pueda resultar más conocido. Cada una de estas dificultades puede darse en solitario, pero también es posible que un mismo niño padezca más de una dificultad de forma simultánea.

Conocer en qué consisten estos trastornos y cuáles son sus síntomas, puede resultar fundamental para que el niño sea diagnosticado de forma temprana. Cuanto antes se comience a tratar el trastorno, el niño tendrá más posibilidades de lograr controlarlo.

¿Cuáles son los trastornos del aprendizaje más comunes en la edad escolar?

La dislexia

Este es quizá el trastorno más conocido dentro de las dificultades del aprendizaje. Este trastorno hace referencia a la dificultad de aprender a leer y a escribir, por lo que afecta también al lenguaje. Los niños que presentan dislexia, tienen dificultades para asimilar y comprender las palabras escritas. A causa de esto, el niño presenta problemas en cuanto a la ortografía o en cuanto a aplicar correctamente las normas gramaticales.

La disgrafía y la disortografía

Estos trastornos hacen referencia a la dificultad del aprendizaje de la expresión escrita. En el caso de la disgrafía, el trastorno reside específicamente en la dificultad de ejecutar los movimientos para realizar la escritura. Es un problema motriz, que impide al niño reproducir las palabras correctamente debido a que no las percibe correctamente.

En el caso de la disortografía, el niño tiene problemas para deletrear y por lo tanto, para el aprendizaje y ejecución de la ortografía. Se puede percibir porque el niño escribe palabras unidas, o separadas por sílabas, tal y como las pronuncia.

La discalculia

Es la dificultad para el aprendizaje y comprensión de las matemáticas. La discalculia afecta al aprendizaje de conceptos numéricos y a la posibilidad de ejecutar problemas de cálculos. En la actualidad, existe un porcentaje de entre un 1% y un 3% de niños en edad escolar que presentan discalculia.

Los síntomas más comunes de los trastornos del aprendizaje (DSA)

Para poder detectar un trastorno o una dificultad del aprendizaje de forma temprana, es muy importante que en casa se observe al niño. Hay que prestar atención a ciertos síntomas, ya que a veces, los padres tienden a pensar que se trata de cuestiones de pereza. Cuando los niños no pueden llevar a cabo ciertas acciones escolares, tienden a evitarlas y rechazarlas.

Observa los deberes y los trabajos de tu hijo, estos son algunos síntomas que pueden alertarte sobre los DSA:

  • El niño confunde palabras que tienen un parecido visual
  • Mezcla las letras al pronunciar ciertas palabras
  • No comprende lo que va leyendo
  • Al leer, se salta los renglones sin apreciar que la frase pierde el sentido

Cuándo acudir al pediatra

Cada niño es distinto en todos los sentidos, y los síntomas que hemos mencionado, no se reflejan de la misma manera en todos los pequeños. En algunos niños, el trastorno puede ser muy evidente tanto para los profesores como para los propios padres. En cambio, en otros niños estos síntomas pueden ser más complicados de advertir, sobre todo si no se presta la suficiente atención.

Todos los padres deberían involucrarse en la formación de sus hijos, ayudar a los pequeños en sus tareas y asegurarse de que cada día realizan su trabajo, es la mejor forma de percibir si algo no está ocurriendo de forma normal.

Si crees que tu hijo puede estar mostrando alguno de los síntomas o piensas que puede tener alguno de los trastornos mencionados, no dudes en acudir al pediatra. Es posible que no sea nada de lo que preocuparse, pero el diagnóstico temprano es fundamental para que el tratamiento sea efectivo.


Categorías

Aprendizaje

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.