Dolor de regla en el embarazo y tercer trimestre      

Dolor de regla en el embarazo y tercer trimestre      

Muchas mujeres sufren de dolores y molestias a lo largo de su embarazo. Cuando se presenta son bastante incómodas y se pueden asemejar a un dolor de regla. En cada trimestre se pueden mostrar por causas diferentes, pero cuando esto sucede en el tercer trimestre tiene sus varias razones.

El dolor de regla se presenta como ese dolor menstrual a muchas mujeres. Se expone en la zona de los ovarios y se denomina dolor pélvico intermenstrual, y se localiza cuando el ovario está ovulando. En el embarazo se puede presentar este tipo de dolor, evidentemente no es lo mismo, pues no se está ovulando. Pero el dolor se manifiesta por otros motivos irradiando a esa zona.

¿Por qué se producen dolores de regla en el embarazo?

Durante el embarazo se presentan grandes cambios físicos y de carácter hormonal, ya que se está prestando nuestro cuerpo a dar vida a nuestro futuro hijo. Es por ello que muchos de estos cambios produzcan dolores punzantes y de tipo cólico como el que sufren muchas mujeres cuando tienen la regla.

En el primer trimestre de gestación aparece un dolor bajo el vientre dando sensación de calambres que recuerdan a los de la regla. Pero no hay que alarmarse, por lo general no suelen ser muy intensos y es debido al agrandamiento del útero.

En el segundo trimestre es normal también sentir este tipo de dolores. Serían semejantes a los menstruales y suelen ser calambres suaves producidos por pequeñas contracciones. Aparecen sobre todo cuando se ha realizado un gran esfuerzo físico y se necesita relajar la musculatura. Haciendo descanso se relajará la zona y desaparecerá el color.

Dolor de regla en el embarazo y tercer trimestre      

Dolor de regla en el tercer trimestre

Entrando en esta etapa ya es más lógico sentir este tipo de dolor.  El cuerpo está cerca del parto y se está preparando físicamente, el útero no para de crecer y los cambios en este trimestre son mucho más significativos.

Los dolores pélvicos suelen presentarse ya que todos los huesos (sacro, coxis, pubis y huesos coxales) forman la parte del canal óseo del parto. En algunas mujeres esta zona ya se está preparando para la salida del bebé haciendo que la relaxina forme parte de este efecto. Esta hormona hace que todo ese conjunto de huesos comience a cobrar movimiento para su preparación al parto y es por ello que se producen pequeñas molestias.

Las contracciones se producen cuando se relaja y contrae la parte del útero, ya que se trata de un músculo que tiene que realizar esta función durante el tercer trimestre. Estas contracciones son reconocidas como de “Braxton-Hicks”. Su dolor es parecido al de la regla o de dismenorrea y a lo largo de este trimestre se suelen producir hasta 10 contracciones por día. Solo serían dolores de importancia si excederían a un número mayor, si son mucho más intensas o incluso se haya expulsado el tapón mucoso.

Dolor de regla en el embarazo y tercer trimestre      

Otros dolores no tan comunes en el tercer trimestre

El dolor genital también produce este tipo de dolencia por la compresión de los nervios genitocrurales que se encuentran en el aparato genital. Aparecen en forma de calambres y afecta en zonas como el clítoris, vagina, en labios mayores y menores. En muchas de estas ocasiones el calambre irradia hacia el interior del muslo llegando hasta la rodilla.

La hipertonía uterina leve también produce molestias en esta zona y en la mayoría de ocasiones son confundidas con contracciones. La embaraza en este avanzado estado tendrá una mayor tripa y por lo tanto su gran tamaño y peso hará que se estiren con más dificultad los músculos del útero. Esto puede producir las llamadas molestias hipertonía uterina leve y suele aparecer después de una larga caminata o un gran esfuerzo, dónde en muchas de estas ocasiones aparece sujetándose la barriga para contrarrestar el peso y la molestia.

Todos estos dolores son muy comunes en el tercer trimestre del embarazo, siendo algunos de ellos de gran consideración o incluso muy molestos. Esto dependerá de la mujer, de su físico y de su umbral de dolor. No obstante, si las molestias se exceden o llegan a preocupar siempre habrá que consultar al ginecólogo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.