Dormir al bebé

Muchas mamás se ven desesperadas cuando los tres primeros meses del nacimiento de su bebés, este llora por la noche, pero este es un proceso de adaptación a la vida, una vida totalmente nueva para él, a la cual, tiene que enfrentarse a situaciones tan comunes como la alimentación, las horas de dormir, el medio ambiente… tantas y tantas cosas que en la barriguita de mamá no se daban lugar.

Hemos de ser pacientes, pues el bebé sufre y lo demuestra con su llanto, incomodidades como el pañal sucio, hambre, demasiada luz, frío, calor… todo lo demuestra de esta forma y los adultos lo tenemos que solucionar con mucha delicadeza y mimo.

Sobre el cuarto mes, es cuando el bebé comienza a regular el sueño, para ayudarle, podemos seguir algunos de estos consejos:

-acostúmbralo a la noche. Cuando lo acuestes, intenta que no haya ninguna luz ni ruido, pues así relacionará la oscuridad con el descanso

-las siestas son para realizarlas en el día, por ello, los ruidos, la oscuridad… no puede ser iguales que durante la noche, a ello, también se debe acostumbrar

-la última toma, se realiza una hora antes de dormir. Para acostarse, ya tiene que haber expulsado los gases, pues si se acuesta inmediatamente no podrá dormir

-la hora de acostarse ha de tener una rutina, unos horarios más o menos estrictos. Mantelo activo hasta que sea la hora de dormir

-no hay que esperar a que el bebé se duerma en tus brazos, cuando ya está medio dormido, es el momento que debe dejarse en la cuna. Si llora cuando lo recuestas, cántale, háblale suavemente para que se tranquilice. Prueba a darle pequeños masajes para darle relax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *