Duelo Gestacional: Perder a un bebé antes de nacer

Muy poco se habla de una tragedia como ésta: perder a un hijo antes de llegar a tus brazos. Es todavía tabú en el siglo XXI, está completamente silenciado y reprimido. El duelo gestacional o perinatal es un duelo acallado y negado por sus circunstancias. Es uno de los golpes emocionales más brutales y desgarradores que puede sufrir una familia, y aún así se silencia.

Con este artículo pretendo poner el foco en este fatídico final y dar consuelo, ayuda y ganas de superación a todas esas madres que han perdido a un hijo demasiado pronto.

¿Qué probabilidades de perder un embarazo?

Entre el 10-20% de embarazos se vienen abajo antes de llegar a las 20 semanas, el 80% de ellos ocurre tan pronto que incluso podemos no llegar a enterarnos ni siquiera de que hemos estado embarazadas.

¿El peligro desaparece después de los 3 meses?

Ojalá fuera así pero no. Cerca de 2,6 millones de bebés en el mundo mueren durante el tercer trimestre, cerca de 7300 bebés al día.

¿Cómo superar la muerte de un hijo nonato?

Exactamente igual que cualquier otra pérdida, es necesario pasar por las fases del duelo: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Esto requiere de tiempo de asimilación y procesamiento, y el duelo gestacional es uno de los más acallados y duros por sus circunstancias.

Si tienes la oportunidad de despedirte de él, verle en persona si puedes o en foto, si te sientes con fuerzas puedes hacerlo. Está demostrado que aquellos padres que tienen un recuerdos les  facilita de alguna forma, hace más real la pérdida que la sociedad se empeña en negar.

Cómo se puede ayudar a los padres 

Hay dos momentos clave: durante la estancia en el hospital y al llegar a casa.  En el hospital tienes derecho a recibir toda la información necesaria sobre lo que va a suceder a continuación y a poder decidir, y que os traten con amabilidad y respeto. Tómate tu tiempo para pensar y tomar decisiones.

En casa, los padres necesitan hablar, ser escuchados y que sus sentimientos sean validados. No banalices su dolor, es mejor no decir nada que las típicas frases que hacen más mal que bien tipo “ya tendrás más, eres muy joven” o “mejor ahora que más tarde”.

Las emociones negativas no deben ser evitadas si no expresadas. No les niegues su duelo, que lloren si así lo desean, que expresen su dolor, rabia y frustración, hazles sentir que estáis ahí para lo que necesiten y que así sea. Respeta sus decisiones y tiempos.

Las leyes no ayudan

La legislación española no ayuda mucho al respecto. La ley dice que para poder registrar a un bebé debe estar vivo al menos 24 horas, por lo que los neonatos se quedan fuera. Es como si no hubieran existido nunca. Sólo hay un registro de neonatos sin nombre.

En otros países los bebés fallecidos entre la semana 20 y el nacimiento tienen  un certificado de defunción. Un documento que aunque pueda parecer absurdo en esos momentos el proceso de duelo comienza de esta forma. Al ponerle nombre y apellidos, se convierte en real.

Tampoco hay un período de baja reconocido para madres que han perdido a su bebé, ya no solo por las heridas físicas (muchas tienen que sufrir un parto) sino especialmente por las emocionales.

Ha pasado un tiempo y todavía no me he repuesto, ¿Qué hago?

Cada uno necesita un tiempo para asimilar lo ocurrido, y esto también afecta mucho también a nivel pareja. Los hombres suelen establecer conexión con sus hijos una vez que están fuera y pueden interactuar, mientras que las mujeres tienen esa conexión con su bebé desde mucho antes de nacer.

Si sientes que pasado un tiempo tu tristeza sigue igual o te has atascado no dudes en pedir ayuda profesional. Alguien que te guíe en este duro proceso y se ayude a aceptar y vivir con la pérdida. Existen grupos de apoyo para mujeres que han pasado por lo mismo, y comparten sus experiencias.

Por que recuerda… negarlo solo añade más dolor al dolor.

Libros recomendados:

  • “Cuando la cigüeña se pierde”  Editorial Océano Ambar
  • “La cuna vacía. El doloroso proceso de perder un embarazo” La esfera de los libros.


Categorías

Embarazo

Marta Castelos

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana.... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *