Ecografías en el embarazo: no son necesarias más de tres

ecografías

Desde hace más de 20 años se vienen realizando ecografías en el embarazo, y hasta el momento, el historial de seguridad es excelente. Nuestras madres y abuelas no podían ver el bebé moverse, ni el ginecólogo les explicaba algunas de las características relacionadas con los órganos en crecimiento, tenían que esperar para ello al nacimiento; y tampoco podían saber si sería niño o niña.

Hoy en día, el avance de la tecnología y la ciencia, nos permite pedir incluso ecografías en 4D (3D en movimiento). Sin embargo, las alertas relacionadas con un uso indiscriminado de esta técnica, ya empiezan a ‘hacerse visibles’. Por ejemplo, la Food and Drug Administration (de Estados Unidos) advierte que los riesgos aumentan con la exposición prolongada innecesaria a la energía de los ultrasonidos, o en los casos en los que el dispositivo es utilizado por usuarios no experimentados.

Resulta que como parte de la ‘moda’ de querer ver continuamente al bebé en gestación, se llegan a vender máquinas que permiten realizar ecografías en el propio domicilio

Pero la ecografía es segura siempre que se use con prudencia, y que sea un profesional de la salud, la que la realice. Veréis: los ultrasonidos pueden provocar efectos biológicos en el cuerpo, como un ligero calentamiento, y a veces incluso bolsas de gas en los fluidos y tejidos corporales (lo que se conoce como cavitación) Puesto que las consecuencias a largo plazo son aún desconocidas, creo que debemos obrar con mucho cuidado, y valorar el equilibrio entre riesgos y beneficios, en lugar de irnos a la consulta una vez al mes para ver ‘cómo le ha cambiado la carita’.

Ecografía

¿Cuántas ecografías me debo hacer en un embarazo normal?

Para que el ginecólogo tenga útil de cara al seguimiento del embarazo, sólo se necesitan tres ecografías de rutina. Más ecografías no significa mejores resultados, ni tampoco ‘ver’ anomalías que no se han detectado. En todo caso, si se requiere alguna exploración ‘extra’ por un determinado diagnóstico (riesgos para el embarazo, malformación), será el médico el que prescriba la realización de más pruebas.

Si ya has estado embarazada anteriormente, sabes que la primera ecografía se realiza entre las semanas 11 y 13 de embarazo. En ese momento es posible conocer el número de fetos, cómo está colocada la placenta; y otros datos importantes como la edad gestacional, o el pliegue nucal. La segunda (semana 18 / 20) permite distinguir los genitales, si el bebé está en posición adecuada. También se aprecia el desarrollo de los órganos y las posibles anomalías, cuándo las hay.

Por último (semana 33 / 34), casi a final del embarazo, la ecografía aporta muchos datos útiles sobre el crecimiento, y cuando hay malformaciones ‘tardías’ puede detectarlas

Como ves, no son necesarias más ecografías, y por otra parte es mejor consultar con un ginecólogo de confianza que te asesore. En mi opinión, lo que más debe importar es la salud del bebé, y que se esté desarrollando correctamente… lo otro, es un capricho del que podemos (o no) prescindir. La última palabra la tienes tú (y la opinión de tu médico), pero vuelvo a repetir, aumentar el número de ecografías sin justificación médica, no es una decisión que se deba tomar ‘a la ligera’.


Categorías

Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *