¿A qué edad puede tener un niño su primer móvil?

La edad a la que un niño o niña tenga su primer móvil es una decisión de los padres. Así como el tiempo que se le permite usarlo o la función que éste debe cumplir. La realidad es que expertos y padres no se ponen de acuerdo, ni entre ellos ni con los otros,. Esta situación se agrava cuando se trata de padres separados que quieren que sus hijos tengan su propio móvil, saltándose la llamada a través de la madre o el padres.

Aunque la edad adecuada para un primer móvil, según los expertos es a los 16 años, pocos adolescentes la guardan. La estadística dice que la mitad de los niños con 11 años ya tiene teléfono propio, lo que aumenta hasta el 75% para los de doce, y con 14 años ya es el 90 por ciento.

¿Cómo sé si mi hijo está preparado para su primer móvil?

Está claro que cada niño es diferente, tanto en su desarrollo, como en sus circunstancias. También depende del motivo por el que el niño pida el móvil, será más lógico o no regalárselo. Es importante preguntarle al niño para qué necesita el móvil. Debe ser el niño quien responda cuál es la necesidad que él o ella va a satisfacer, que puede ser diferente de la de los padres. Un niño puede querer el móvil solo para jugar, mientras que sus padres esperan que coja el teléfono.

En lo que sí parecen estar de acuerdo expertos y padres es que deben ser estos quienes regalen al niño su primer móvil, y no los familiares o amigos. Los padres deben hablar con sus hijos e hijas y explicarles que tener móvil implica responsabilidades.

Una de las cosas que los progenitores deben valorar es el nivel de autonomía del niño a la hora de estudiar, cuidar sus cosas, de higiene y alimentación, si es ordenado. A niños con este perfil les será más difícil sucumbir al enganche del móvil. Que es la gran preocupación de los padres.

¿Estoy preparada para que mi hijo tenga su primer móvil?

Los padres, y en especial las madres, debemos hacer autocrítica y saber si nosotras estamos listas para que nuestros hijos tengan su primer móvil. No podemos exigirles que no lo usen en la mesa, o que no estén enganchados con sus amigos, si nosotras mismas no damos ejemplo.

Debe quedar claro desde el principio que el hecho de que el niño tenga móvil implica también respetar su intimidad. Para que no te asalten los miedos, tendrás que tratar con el niño o la niña temas como la intimidad o el respeto. Es importante que configures con ellos el dispositivo, los accesos que están restringidos, los filtros de control parental que le incluyes y la no negociación de los mismos. A la vez estos controles te permitirán controlar las aplicaciones que se descargan y los perfiles en redes sociales que tengan. Por otro lado, asume que los niños saben más y aprenden más rápido a utilizar la tecnología, por lo que es mejor tenerlos de aliados. Control sin presión.

Hemos tocado el tema por encima de los padres separados, que él o ella le da un teléfono móvil al niño o la niña “para estar conectado y poder llamarte cuando quiera”. En algunos casos esta medida ni siquiera es consensuada con el otro progenitor. Respeta los tiempos de tu hijo con su padre o madre, no le llames continuamente durante el fin de semana para preguntarle cómo está, y sobre todo (en casos normales) no te asustes si no responde de inmediato.

¿Qué móvil le compro a mi hijo?

Uno de los errores que solemos caer las madres es darle al niño el móvil que ya no usamos. Ojo, puede tener fotos, teléfonos o conversaciones que no sabemos cómo vuelven a aparecer. Si vas a hacer esto asegurate de borrar bien todos los datos y resetear el móvil.

Otro consejo es que no sucumbas al modelo que el niño te pide, que va a ser, casi seguro el último modelo. Un niño no necesita un móvil de 800 euros, tenerlo sólo le causará conflictos. En tiendas de segunda mano, u otras hay móviles especiales para niños, por su tamaño, con una pantalla de menos de 5 pulgadas, y resistencia. Va a tener que aguantar más golpes que el de un adulto.

En general los niños hacen un uso pasivo de los móviles, esto es lo utilizan para consumir contenidos, ver vídeos de YouTube o jugar. Luego pasan a ser sujetos activos y crear sus contenidos y vídeos. Casi nunca piensan en el valor de hablar por teléfono. Y si no prueba a darle a tu hijo un teléfono que sólo reciba y envíe llamadas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.