Educa a adultos responsables con estas normas en la infancia

Vivimos en un mundo cada vez más cambiante, donde los niños crecen con más permisividad y menos autoritarismo, pero en realidad tanto un extremo como el otro pueden ser igual de perjudiciales para los niños. Para que los pequeños tengan una buena infancia y crezcan siendo responsables necesitarán normas y límites, por supuesto, pero siempre dentro de la disciplina positiva y el respeto hacia los niños, porque son personas que merecen tu respeto en todos los aspectos.

Como padre o madre, debes pensar que tus hijos deben obedecerte ante todas las cosas, pero en realidad, tus hijos lo que necesitan es tu amor incondicional, y te harán más caso simplemente cuando les respetes. Solo entonces, entenderán que las normas y los límites están para cumplirlos, siempre y cuando no los impongas de forma punitiva.

Las reglas dan seguridad

Los niños necesitan reglas y límites para sentirse seguros, para saber qué se espera de ellos a cada momento, para ser conscientes que una familia es un quejoso donde todos quieren el bien de todos, pero son los padres quienes enseñan a cómo vivir la vida. En este sentido, los padres tienen una gran responsabilidad porque deben ser el mejor ejemplo para sus hijos, todo el tiempo.

Es necesario tener en cuenta esto, pero también, que si les das demasiadas reglas, podrías socavar su desarrollo. Independientemente de la edad que tengan tus hijos o de cuántos tengas, existen algunas reglas que todos los niños necesitan en su infancia para convertirse en adultos responsables.

Reglas que potencian la seguridad

Los niños deben aprender a cuidarse a ellos mismos. Las reglas de seguridad incluyen seguridad física y seguridad emocional. La seguridad física podría abordar cosas como: ‘No saltes en los muebles que te puedes caer’, o también: ‘No abras a nadie la puerta cuando mamá esté en la ducha’.

La seguridad emocional puede incluir reglas del hogar como, ‘Utiliza palabras amables’, ‘Puedes explicar cómo te sientes mostrando respeto al mismo tiempo’. Cuando los niños se sienten seguros, son libres de concentrar su energía en explorar sus talentos y su entorno.

Reglas morales

Es necesario crear reglas que inculquen buenos valores y moralidad a los hijos. Por ejemplo, los padres pueden inculcar a los hijos que digan la verdad o que se disculpen cuando hacen algo mal y se arrepienten de haberlo hecho.

Recuerda que para que las reglas morales se cumplan, será imprescindible que seas un ejemplo correcto de seguimiento de estas reglas. Tus hijos aprenderán más de tus acciones que de tus palabras. En este sentido tendrás que pensar en lo que haces y cómo lo haces antes de pensar en lo que les vas a decir.

Reglas para desarrollar hábitos saludables

Los niños necesitan rutinas y estructuras. Así podrás crear reglas que animen a tu hijo a desarrollar buenos hábitos diarios. Por ejemplo, tendrás que inculcar a tus hijos buenos hábitos de higiene como ducharse o lavarse los dientes,  poner la ropa sucia en el cesto, aprender a poner lavadoras, etc.

Cuando se crean rutinas diarias y saludables en casa, se reducen las luchas de poder. Cuando los niños saben que se supone que deben colgar el abrigo cuando llegan a casa de la escuela o que se supone que deben hacer la tarea inmediatamente después de la comida, puede reducir un montón de discusiones siempre que haya consecuencias claras para la mala conducta.

Reglas para mejorar las habilidades sociales

Está bien que los niños tengan amistades, siempre y cuando se trate de amistades saludables donde los niños se pueden sentir bien y ser ellos mismos con esos amigos a su alrededor. Pero los niños también necesitan reglas que les enseñen habilidades sociales. Por ejemplo; ‘comparte tus juguetes con tu hermano’ o ‘debes esperar tu turno’, son aspectos básicos que enseña a los niños las formas apropiadas de interactuar con los demás y que le promoverán mejores estrategias para conseguir unas amistades más saludables.

Los niños mayores pueden necesitar reglas sobre sus dispositivos electrónicos. Es necesario establecer reglas que limiten el uso de estos aparatos. por ejemplo, los hijos pueden saber que la hora de la comida o la hora de la cena, serán momentos libres de tecnología y de conexión electrónica porque se apuesta más por la conexión humana en estos momentos. También debe haber zonas libres de Internet en casa y horarios específicos para su uso.

Reglas para vivir en el mundo real

Los niños también necesitan reglas que los ayuden a prepararse para convertirse en adultos. Establece reglas que enseñen habilidades para la vida que les ayudarán a funcionar mejor una vez que salgan de tu hogar. Las reglas claras y la ayuda que tu hijo necesitará para desarrollar estas habilidades dependerán en gran medida del temperamento de tu hijo. Algunos niños son más propensos a comportarse de manera responsable y mantenerse motivados con su trabajo escolar, mientras que otros niños necesitan reglas adicionales para conseguirlo.

Por ejemplo, establecer reglas sobre las tareas domésticas y el dinero ayuda a preparar a los niños para el entorno laboral. En este sentido, puedes proporcionar tareas a los niños y la oportunidad de ganar un dinero siempre que hagan tareas extras que no tengan que ver con las suyas normales (como cortar el césped). Es necesario que les eduques sobre el dinero para que puedan aprender cómo ahorrar y gastar el dinero sabiamente para estar mejor preparados para pagar sus propias cuentas como adultos.

Ten claras las reglas para que tus hijos crezcan responsables

Ten una lista formal de reglas escritas en tu hogar teniendo todo lo demás en cuenta. Por ejemplo pueden ser normas del tipo:

  • Hacer la cama cada mañana
  • Limpiar a fondo el dormitorio cada sábado
  • Compartir las cosas en casa
  • Decir siempre la verdad

También deberás tener reglas más concretas para situaciones concretas dependiendo de cómo sea la personalidad de tus hijos. Aunque no tengas una regla para gritar en casa, es posible que tengas que decirle a tu hijo que baje el volumen del tono de su voz. Toda las reglas deberán tener un buen razonamiento detrás de ella, porque es la única manera de que los hijos hagan caso: si entienden por qué deben hacerlo. Así aprenderán grandes lecciones de vida.


Categorías

Aprendizaje, Desarrollo

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.