¿Ejercicio físico durante el embarazo? Sin duda te ayudará a sentirte mejor

Ejercicio físico embarazo

No es la primera vez que hablamos en el blog sobre los beneficios de realizar ejercicio físico durante el embarazo, pero sí que me gustaría extenderme en el tema, indicando además qué tipo de actividad física es la más recomendada. Mantenerse en forma cuando se espera un bebé, tiene muchas ventajas para la salud de la madre, porque fortalece la musculatura, ayuda a mantener la flexibilidad, mejora la función cardiovascular, y además los efectos positivos se dejan notar también en el estado emocional de la madre.

Quiero decir con esto que estar embarazada no es estar enferma, y se puede mantener un buen nivel de actividad física, siempre que el embarazo no sea de riesgo. No obstante, por tu tranquilidad, puedes consultar antes al médico

Y mira: además de todo lo que te he mencionado, el ejercicio actúa como prevención de la diabetes gestacional, ayuda a evitar el exceso de meso, y puede llegar a favorecer el trabajo de parto, porque aumenta la resistencia. Algunas actividades no son aconsejables para las últimas semanas de embarazo, y por otra parte en la ‘recta final’ las embarazadas están más cansadas y se sienten más pesadas. Puede que en esos momentos no te apetezca más que caminar.

Quien mueve las piernas mueve el corazón

Y esto es en cualquier etapa de la vida, pero como estamos hablando de mujeres embarazadas, y es – quizás – lo que te preocupe, te contaré algo más:

¿Sabes lo que son ejercicios aeróbicos? Se trata de actividades que promueven la utilización de varios grupos de músculos de forma continuada, y durante períodos largos de tiempo. Estas no implican ningún riesgo; de forma que puedes correr, nadar o caminar tranquilamente. Es posible incluso montar en bicicleta, eso sí: dudo mucho que a partir de las 20 o 25 semanas, y según el volumen de tu barriga, quieras / debas hacerlo.

A la hora de hacer recomendaciones, la base es respetar los gustos y necesidades de movimiento de cada mujer

Estos ejercicios ayudan a mantener la condición física; y siempre se deben descartar aquellos deportes que puedan ocasionar caídas o colisiones (el ski, el hockey). Tampoco es conveniente recurrir a los que supongan un gran impacto sobre las articulaciones; y de sentido común es que no deberías poner a dar saltos para meter la pelota en el cesto, como es el caso del baloncesto, en general cualquier deporte de contacto está desaconsejado..

Y además de los ejercicios aeróbicos…

Mantenerse en forma es más fácil de lo que parece, y que una futura mamá pueda adaptar la actividad física a su estado también. Además de los consejos que te hemos dado, valora la opción practicar yoga. Aumenta la flexibilidad, y además no suponen carga muscular o de las articulaciones.

¿Y qué me dices de los estiramientos?, ya sabes lo bien que te sentaban antes, ahora es lo mismo, sólo que puede que algunos debas adaptarlos. Además te van a servir para mejorar la práctica de otros ejercicios físicos, porque mejora la flexibilidad. Intenta también ejercicios moderados con pesas.

Entrena tu periné

Los ejercicios de Kegel son muy beneficiosos porque se ejercita el suelo pélvico, cuyo debilitamiento por el peso o los pujos durante el parto puede ser causa de incontinencia urinaria, e incluso disyunciones sexuales.

Puedes consultar a la matrona o buscar información, una forma fácil de hacerlo es realizar contracciones voluntarias para controlar el flujo de orina, deteniéndolo a intervalos, y dejándolo fluir.

Me queda recordarte por último que la función de la actividad física, no es extenuarte, y menos ahora, que necesitas lograr un mayor bienestar.


Categorías

Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *