El baño del bebé

Cuando bañamos al bebé por primera vez, surge la duda, el cómo hacerlo, el miedo… solamente tenemos ante nosotros la intuición, el instinto.

Si el bebé está totalmente sano, se puede comenzar a bañar desde el primer día que este llega a casa.

No hay que tener miedo, es algo muy sencillo, un hábito que el bebé agradece.

Tampoco tenemos por qué pensar que el bebé vaya a resbalar de nuestras manos, la seguridad tiene que estar ante todo.

En primer lugar debemos organizarlo todo (toalla, ropita, jabón, crema…). El agua debe estar a la temperatura corporal (36º aproximadamente). Primero pasaremos la esponja por los lugares donde más suda el bebé y más se irrita (cuello, axilas, entre brazos, entre piernas), el culito debe quedar bien limpio y el ombligo se debe hacer su cuidado a parte.

El lugar donde realicemos el baño, es preferible que sea en su propia habitación, para que la temperatura sea siempre la misma, ya que si lo trasladamos de un lugar a otro, puede causarle frío. Las ventanas han de estar cerradas y la climatización artificial nula.

La bañera nunca se llena del todo, mejor menos de la mitad. Los primeros días es mejor no usar jabón (hay que esperar que se le caiga el cordón umbilical). La toalla siempre tenemos que tenerla a mano, es una forma de evitar que tirite.

El baño es suficiente una vez al día y las horas más adecuadas las de media mañana, pues por la noche tú te sientes más cansada y el bebé no interrumpe su sueño, además de que en las horas del día la temperatura es más estable.

Fuente: para bebes


Categorías

Higiene, Varios

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *