El bebé durmiendo solo

El bebé durmiendo solo

Hay papás que dejan el bebé durmiendo en su mismo dormitorio, otros sin embargo, lo llevan desde el principio al suyo propio.

Compartir con el bebé el dormitorio supone una ventaja los primeros días, ya que necesita cuidados constantes como amamantarlo. Estar cercano a él también le ofrece ternura y comodidad a la madre que todavía se está recuperando del parto y el bebé necesita atención noche y día.

Cuando el bebé ya tiene sus propios hábitos de alimentación, duerme de 6 a 8 horas seguidas… ya puede dejar de dormir con sus papás, ya que a partir de ahí surgen algunas desventajas.

Adultos y bebés, nos quejamos cuando dormimos, por ello, tanto unos como otros pueden despertarse entre sí, por ello, mejor cada uno en su dormitorio.

Si lo dejamos durmiendo antes de nosotros entrar al dormitorio, al entrar podemos despertarle, ya que todos tenemos una fase ligera de sueño y podemos interrumpirla.

La intimidad de los padres, también es importante y necesaria. Tengamos en cuenta que un bebé es otra personita que comparte nuestra habitación y se da perfectamente cuenta de lo que ocurre, tanto si se está viendo la televisión en el dormitorio, leyendo, relaciones sexuales, conversar… esto supone una incomodidad para todos.

Conforme el bebé va creciendo, se da cuenta de que está acompañado, por ello, si no lo dejamos solito en su habitación, se acostumbrará a estar acompañado y no querrá dormir solo cuando llegue el momento.

Si no tienes sitio en tu hogar para proporcionarle un dormitorio para él, una zona de privacidad como una cortina, biombo… sería muy conveniente.

Fuente – Madres hoy


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *