El calor en el embarazo

Muchas mamás necesitan relax durante el embarazo, pero hay formas de relax que no son muy aconsejables para un estado de embarazo, por ejemplo, si tomamos un baño muy caliente, entramos en una sauna, jacuzzi… la alta temperatura puede afectar al bebé durante las primeras 6 semanas de embarazo causando malformaciones como espina bífida o anencefalia.

Durante los tres primeros meses, este elevado aumento de calor, provoca la baja presión arterial en la embarazada, por lo que el bebé, recibe menos oxígeno y nutrición. A esto se le suman los mareos y desmayos en la futura mamá.

La sudoración excesiva que generan estas altas temperaturas, pueden causar deshidratación y pérdida de sales, las cuales, intervienen en la bioquímica y fisiología del bebé, con lo cual, se puede producir un aborto espontáneo.

Una embarazada nunca debe sobrepasar en su temperatura corporal los 38º C  más de 10 minutos. Se puede realizar un baño caliente moderado pero no más de este tiempo.

Una de las opciones para conseguir el relax durante el embarazo, son los masajes suaves o el yoga (hay específico para embarazadas).

Si por alguna causa la mujer embarazada se siente acalorada, mareada, con excesivo sudor… se ha de poner en alerta y acudir al médico. Igualmente si sufre escalofríos, boca seca… todo esto es debido a una mala regulación de temperatura corporal que puede poner en peligro el desarrollo del niño, ya que el cuerpo de la futura madre alberga una vida que ha de estar en desarrollo constante y en perfectas condiciones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *