El calostro

El calostro, primer alimento que recibe el bebé, después de su nacimiento, es una sustancia viscosa y amarilla, muy concentrada en proteínas, minerales, vitaminas, calorías, agentes que brindan protección en el sistema inmunológico hacia las bacterias y gérmenes que se encuentra en su llegada a la vida exterior.

El calostro de los primeros días, es el más concentrado, por ello, el bebé ha de comenzar a succionar nada más nacer, después del parto. La cantidad que recibe es mínima, pues ha de coger la costumbre de amamantarse, por ello, se le ha de poner en el pecho con mucha frecuencia.

El lazo entre madre y bebé que se establece se refuerza y las glándulas mamarias, se van estimulando con la succión que este ejerce.

Como es fácilmente digerible, el bebé no tiene problema en la digestión y como necesita muy poco, al ser tan concentrado, es suficiente hasta que comienza la llegada de la leche.

Las propiedades laxantes, le ayudan al bebé a eliminar las primeras heces y la ictericia (color amarillento de la piel debido al exceso de bilirrubina), además de mantener los niveles de azúcar en la sangre.

La madre, es la fuente de alimentación para el niño, por ello, depende de la producción que esta tenga. Algunas mujeres, tienen el problema de que al principio no tienen leche, para ello, se ha de colocar al bebé al pecho, pues este estimula por su succión la subida de la leche. Esto depende de cada mamá, pues las hay con gran abundancia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *