El castigo, no significa pegar

Estos son consejos para padres que no saben como actuar ante sus hijos, cuando estos se portan mal o inadecuadamente. Es muy cierto que nuestros hijos pueden llegar a provocarnos a enojarnos, ya que constantemente desde que son muy pequeños nos prueban hasta donde podemos llegar a ponerles limites. Pero jamás hay que llegar a golpearnos porque nos hemos enojado o hemos llegado a nuestro limite de paciencia.

Una buena educación y disciplina justa, nos ahorrara muchos dolores de cabezas y sentimientos feos que solemos tener los padres ante estas situaciones limites. Recuerda que nosotros somos sus ejemplos de vida y nunca hay que enseñarles que los problemas se solucionan con violencia, ya que en un futuro ellos actuaran del mismo modo que nosotros. A tener en cuenta:

Efectos del castigo físico en los niños y niñas:

  • Daña su autoestima, genera sensación de minusvalía y promueve expectativas negativas respecto a sí mismo.
  • Les enseña a ser víctimas. Existe la creencia extendida de que la agresión hace más fuertes a las personas que la sufren, les “prepara para la vida”. Hoy sabemos que no sólo no les hace más fuertes, sino más proclives a convertirse repetidamente en víctimas.
  • Interfiere sus procesos de aprendizaje y el desarrollo de su inteligencia, sus sentidos y su emotividad.
  • Se aprende a no razonar. Al excluir el diálogo y la reflexión, dificulta la capacidad para establecer relaciones causales entre su comportamiento y las consecuencias que de él se derivan.
  • Les hace sentir soledad, tristeza y abandono.
  • Incorporan a su forma de ver la vida una visión negativa de los demás y de la sociedad, como un lugar amenazante.
  • Crea un muro que impide la comunicación padres – hijos y daña los vínculos emocionales creados entre ambos.
  • Les hace sentir rabia y ganas de alejarse de casa.
  • Engendra más violencia. Enseña que la violencia es un modo adecuado para resolver los problemas.
  • Los niños y niñas que han sufrido castigo físico pueden presentan dificultades de integración social.
  • No se aprende a cooperar con las figuras de autoridad, se aprende a someterse a las normas o a transgredirlas.
  • Pueden sufrir daños físicos accidentales. Cuando alguien pega se le puede “ir la mano” y provocar más daño del que esperaba.

En los padres:

  • El castigo físico puede producir ansiedad y culpa, incluso cuando se considera correcta la aplicación de este tipo de castigo.
  • La violencia se expande. El empleo del castigo físico aumenta la probabilidad de que los padres muestren comportamientos violentos en el futuro en otros contextos, con mayor frecuencia y más intensidad.
  • Impide su comunicación con los hijos y deteriora los relaciones familiares.
  • Cuando usan el castigo físico porque carecen de recursos alternativos, aparece una necesidad de justificación ante sí mismo y ante la sociedad. Al malestar por los efectos de castigo físico en los niños y niñas se suma la incomodidad de una posición incoherente o no fundamentada.

En la sociedad:

  • El castigo físico aumenta y legítima ante las nuevas generaciones el uso de la violencia en la sociedad.
  • Genera una doble moral. Existen dos categorías de ciudadanos: los niños y niñas y los adultos. A los adultos no se les puede agredir, a los niños y niñas sí.
  • El castigo físico promueve modelos familiares quebrados:
  • Sin comunicación entre sus miembros, que se dividen, cuando este ocurre, entre agresores y agredidos.
  • No integrados en la sociedad, en conflicto con la igualdad que defiende la democracia
  • Dificulta la protección de la infancia. Al tolerar estas prácticas, la sociedad queda deslegitimada ante los niños y niñas como un ámbito protector.
  • Se educan ciudadanos sumisos que han aprendido en sus primeros años de vida que ser víctima es una condición natural de los individuos que conformamos la sociedad.

Consejos

  • Imponer normas y límites coherentes a los niños y niñas, hacerlas respetar y castigarlos con firmeza y claridad cuando se salten la norma, pero sin pegarles ni humillarles.
  • Educar a los niños y niñas en derechos y responsabilidades, fomentando su autonomía.
  • Compartir el tiempo suficiente y de calidad con nuestros hijos e hijas.
  • Demostrar el cariño (abrazar, besar a nuestros hijos) y decirlo, no darlo nunca por supuesto (“Él sabe que le quiero”), independientemente de que a veces hagan las cosas mal y se equivoquen.
  • No chantajear afectivamente a nuestros hijos ni dejarnos chantajear por ellos.
  • Premiar a nuestros hijos e hijas no sólo con cosas sino con tiempo compartido y con nuestro reconocimiento.
  • Enseñar a pedir perdón pidiéndoselo nosotros cuando nos equivocamos.

Ideas para resolver conflictos

  • Los conflictos son inevitables y afrontarlos fortalece la relación, evitarlos generalmente la daña.
  • A veces el conflicto puede convertirse en una forma de relacionarse y llamar la atención y a menudo discutimos con quien más queremos.
  • Debemos dejar claro con nuestra conducta y nuestras reacciones que la violencia es un límite que nunca se puede traspasar. Cualquier argumento puede ser aceptado en un conflicto mientras no sea sostenido desde la violencia o la legitime.
  • El punto de partida para la resolución de un conflicto es la comunicación y el perdón, que cada persona pueda expresar sus sentimientos sin ser juzgado por ello y de que cada uno pida perdón a los otros por los errores cometidos.
  • Antes de imponer un castigo, hay que escuchar.
  • Comunicarse no es sólo una cuestión de contenido sino de forma. Podemos decir las cosas sin herir al otro y para ello tenemos que encontrar el momento adecuado.

savethechildren

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos, Familia

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.