El cepillarse los dientes

Para algunos niños, cepillarse los dientes, supone una ardua tarea, pero todos sabemos que una higiene bucal es muy importante para la salud. Si queremos fomentar este hábito, hay que acostumbrarlos desde pequeños, incluso de bebés. Después de las comidas, hay que cepillarse los dientes y esto debe convertirse en costumbre.

Cuando un niño tiene todavía los dientes de leche, los ha de cuidar igualmente, no pensemos que por ser de leche y tienen que caerse, no es importante su cuidado, pues estos dientes, son los que crean el hueco para los posteriores.

Los niños, como mejor aprenden es en forma de juego, esta es una manera de fomentar el hábito. Un ejemplo, es hacerlo con música, efectuar el cepillado a ritmo de la música es una actividad que le encantará.

Otro juego, es fomentar la imaginación, hágale pensar que el cepillo es un avión que pasea por las nubes o un tren que pasa por las vías que son los dientes. De esta forma, cepillarse es todo un juego.

El cepillado, ha de ser profundo, por ello, hay que invertir tiempo, para conseguirlo, se puede usar un cronómetro que tenga alarma, así el niño puede controlar el tiempo, el cual, finalizará cuando suene la alarma.

Al acabar, para demostrar la eficacia de este hábito, le gustará pasar la lengua por los dientes, demostrándole así lo limpios y suaves que quedan. También es una buena idea mirarse en un espejo para ver el brillo.

Por supuesto, cuando la tarea esté hecha, hay que felicitarle y elogiarlo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *