El cerebro visual de los bebés de 7 semanas de edad es sorprendentemente maduro

El cerebro visual de los bebés de 7 semanas de edad es sorprendentemente maduro

La funciones visuales comienzan a desarrollarse poco después del nacimiento y continúan madurando a medida que los bebés adquieren experiencia interactuando con el mundo. Sin embargo, la evidencia directa de cómo se desarrolla el proceso de maduración de la visión infantil en el cerebro ha sido deficiente.

Un nuevo estudio proporciona cómo se produce la maduración de las áreas relacionadas con la visión de la corteza cerebral en las primeras semanas de vida, lo que demuestra que el cerebro visual de los bebés de 7 semanas de edad es sorprendentemente maduro. La investigación ha sido publicada recientemente en la revista PLOS Biology por investigadores de la Universidad de Pisa, en Italia.

Análisis de la actividad cerebral en bebés

Los usaron imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) para registrar la actividad cerebral en bebés despiertos de 7 semanas de edad y también durante el sueño. Los autores proporcionan los primeros mapas de la función cortical visual en los bebés humanos, arrojando nueva luz sobre la plasticidad neural en los primeras semanas de vida.

Inesperadamente, los investigadores encontraron con que las regiones asociativas de la corteza responsables de responder el procesamiento del movimiento son similares a las 7 semanas de edad que en los adultos. La diferencia es que en edades tempranas es produce el desarrollo de las conexiones funcionales entre estas áreas asociativas y la corteza visual primaria, que constituye el principal objetivo del cerebro visual en adultos.

Pero hacer pruebas en bebés muy pequeños en un escáner fMRI mientras están despiertos y observar una pantalla es un enorme desafío. De hecho, este es el primer estudio de resonancia magnética funcional que supera las dificultades técnicas de la grabación de las respuestas a los estímulos visuales en alerta con la cooperación de los bebés.

En un primer experimento con  fMRI, el equipo registró la actividad cerebral en doce bebés de 7 semanas de edad que atendían a puntos que se movían al azar o en trayectorias coherentes. Los investigadores encontraron que, al igual que los adultos, los bebés mostraron una mayor respuesta al movimiento coherente en comparación con el movimiento al azar en una extensa red de regiones cerebrales, incluyendo en áreas asociadas de la percepción del cuerpo-movimiento.

“La actividad similar de estas regiones en los bebés y los adultos sugiere que los bebés pueden tener un sentido de convección y, por lo tanto, un sentido de la posición del cuerpo”, dicen los investigadores.

En otro experimento con fMRI de seguimiento,  los investigadores analizaron a nueve de los mismos bebés mientras dormían. Cuando analizaron los patrones de actividad en las regiones sensibles al movimiento identificados en el primer experimento, encontraron muchas similitudes entre los niños y adultos, pero también algunas diferencias notables: los patrones de correlación entre algunas regiones eran diferentes en los bebés en comparación con los adultos; en particular, la corteza visual primaria mostró patrones de conectividad inmaduros.

Tomado en conjunto, los resultados muestran que las principales áreas de servicio de procesamiento de movimiento en los adultos son operativa a las 7 semanas de edad. Tal vez lo más sorprendente es la evidencia de que los niños a esa edad parecen ser capaces de sentir su propia posición del cuerpo.

Los hallazgos podrían en última instancia tener importantes implicaciones clínicas, según los autores, especialmente cuando la visión está deteriorada en muchos trastornos del desarrollo neurológico, como el autismo y parálisis cerebral. Estudios como éste proporcionan conocimientos  muy necesarios sobre la ubicación precisa de las diferentes áreas visuales del cerebro infantil y el alcance de su maduración, que puede guiar a los médicos para seleccionar las estrategias de rehabilitación apropiadas en el momento adecuado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *