El colecho, práctica de dormir que se está recuperando

Colecho

Sí, estáis leyendo bien, el colecho parece ser que se está recuperando. Particularmente, no conocía este hábito de de dormir que tienen muchas mujeres con sus hijos  hasta que vi un documental y me pareció interesante poderlo compartir con vosotras.

El colecho es una práctica muy común desde el siglo XVIII, pero se fue perdiendo cuando se veía que las casas eran más grandes y podía proporcionarle un cuarto independiente para el bebé. Este hábito no es más que el niño duerma con sus padres en la misma cama hasta que más o menos sean un poco más grandes (aproximadamente 3-4 años).

Colecho

Actualmente, existen madres que se sirven del colecho para mayor facilidad de amamantar a su bebé. Así, las noches no son tan largas y se puede descansar aún más, tanto la mamá como el bebé. Además, favorece la seguridad del bebé para dormir, disminuyendo así el llanto típico nocturno.

Por otra parte, el vínculo afectivo entre madre-hijo se hace más fuerte, por lo que sincroniza a ambos para la hora de la lactancia. También, con el colecho, se fomentará el bienestar del bebé, su desarrollo neuronal y la capacidad de respuestas adecuadas ante situaciones de estrés, así como el desarrollo de la autoestima, y posterior autonomía personal.

Colecho

Sin embargo, toda ventaja tiene su inconveniente y, a veces, no es todo oro lo que reluce. Parece ser que con el colecho el riesgo de asfixia en el bebé es mayor, ya que durante el sueño el niño puede acabar debajo de algún rincón o producirse una muerte súbita.

A pesar de todo, muchas madres practican este hecho con total tranquilidad tomando las medidas necesarias y óptimas para un bienestar pleno del bebé y de ella misma, eliminando cualquier tabú o tópicos sociales.

Más información – Guía sobre el colecho: ventajas y desventajas (I)

Fuente – Wikipedia


Categorías

Familia, Salud

Ale Jiménez

Me llamo Ale y soy Educadora Infantil. Estoy empezando recientemente en el mundillo de los blogger y me parece muy interesante. No soy madre aún,... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *