El cólera en los niños

Al igual que los adultos, los niños, también tienen cambios de humor en las situaciones cotidianas que les afectan. La cólera o ira, es una de esas reacciones emocionales que hasta los niños sufren. Esta situación, se da al sentirse ofendidos, frustración, sentirse amenazados, poca tolerancia, injusticia hacia su persona, desilusión… si este problema se presenta de vez en cuando, no tiene suma importancia, pues todos somos seres humanos y mostramos nuestras emociones y sentimientos, el problemas es cuando esto se hace continuo, esto es derivado de no saber controlar las emociones, disminuye así la autoestima y aumenta el sentimiento negativo.

Cuando un niño entra en cólera, no hay que quitarle la reacción, tampoco tiene el por qué expresarla dando golpes, pues se incrementaría y aumentaría la agresividad. Esta reacción se contagia y los padres se ven afectados, igualmente que cuando ocurre al revés, por ello, el ambiente familiar influye totalmente. Las peleas entre adultos en un hogar, se transmiten en el niño, por ello, hay que intentar que el niño no presencie estos momentos, pues no obtendría nada positivo y ningún respeto.

Si queremos que el niño sepa dominar la ira, hay que enseñarle a canalizar. En primer lugar hay que calmarle, de esta forma, consiguiendo la tranquilidad y una explicación al problema, se puede buscar la solución. Así el niño, irá haciendo esto proceso por si solo poco a poco.

El niño, ha de mostrar el problema por el que siente el cólera, ellos han de saber lo que les pasa, pues existen unas reglas de las que él se está saliendo, estas reglas son el buen comportamiento que él mismo sabe.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *