El contacto piel con piel con el bebé al nacer disminuye los niveles de estrés materno

El contacto piel a piel con el bebé al nacer disminuye los niveles de estrés materno

El contacto entre padres e hijos es fundamental para el desarrollo del niño sano. También se ha comprobado que el contacto piel con piel con el bebé desde el primer momento es beneficioso tanto para el niño como para la madre. Pero, ¿qué ocurre si es necesario llevarse al recién nacido porque necesita cuidados especiales? Una investigación de la Academia Americana de Pediatría muestra que para los padres de bebés nacidos prematuramente o con necesidades médicas especiales, ese vínculo temprano puede ser interrumpido por el cuidado médico complejo se requiere en una unidad de cuidados intensivos neonatales.

El estudio muestra que el contacto piel a piel entre los padres y los bebés puede puede ser decisivo para reducción de los niveles de estrés materno. El estudio examinó los niveles de estrés de las madres antes y después de tener a sus bebés al “estilo canguro” (piel a piel) durante al menos una hora.

“Hemos encontrado que todas las madres reportaron una disminución objetiva en su nivel de estrés después del contacto piel a piel con sus bebés”, dijo la neonatóloga Natalia Isaza, del Sistema Nacional de Salud Infantil en Washington. Esto fue especialmente cierto en relación con el estrés reportado por las madres al ser separadas de sus hijos, sintiéndose impotentes e incapaces de proteger a su bebé del dolor y los procedimientos dolorosos, y la experiencia general en la unidad de cuidados intensivos.

Isaza dijo que ya se conocen los beneficios fisiológicos del contacto piel con piel en los recién nacidos, como la estabilización de la frecuencia cardíaca, los patrones y los niveles de oxígeno en la sangre, las ganancias en el tiempo de sueño y la fuerza para respirar, la disminución del llanto, el mayor éxito de la lactancia y conseguir antes el alta hospitalaria. “Ahora tenemos más evidencia de que el contacto piel con piel también puede disminuir el estrés de los padres que pueden interferir con la unión, la salud y el bienestar emocional y las relaciones interpersonales de los padres, así como tasas de lactancia materna”, explicó.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *