El cuarto del bebé

Hoy les traigo una propuesta sumamente dulce y agradable para decorar el cuarto del bebé varón.

La misma se desarrolla en torno a los colores celestes y blancos, típicos del género masculino y está destinada a aquellos cuartos que siempre se mantienen prolijos, limpios y ordenados.

La propuesta comienza por la pintura de las paredes del cuarto, las cuales deben llevar un tono celeste, en la gama que se desee. El mismo debe aplicarse de manera uniforme y pareja en todo el cuarto.

Luego, los sócalos y el techo, serán pintados en un blanco puro, es más, el color de pintura más blanco posible.

A una altura de un metro y medio, contando desde el piso hacia arriba, de colocará una guarda, con los motivos que se desee. Se sugieren que los mismos sean infantiles, y que el fondo de la guarda sea de tonalidades blancas o cremas.

Las cortinas y almohadones, así como los muebles de la habitación, serán de un color blanco sucio. Se recomiendas los ventanales grandes y las cortinas altas y largas, para dar un aspecto mucho más luminosos y aireado al lugar.

Por último, se sugieren las alfombras beige o cremas, ya que generarán un buen impacto visual en el conjunto.

Se aconseja para seguir la línea de decoración no saturar la habitación de muñecos u objetos decorativos, ya que el objetivo de esta idea es que la misma ofrezca una vista ordenada y acomodada, y el agregar extras a la misma, sería similar a desordenarla.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *