El cuarto del bebé

El cuarto del recién nacido es un lugar  muy importante que merece la máxima atención en cuanto a su ambientación y decoración.

Es sabido que el primer año del niño, transcurre prácticamente dentro del mismo y por ello debe ser lo más acogedor posible.

Es por ello que aquí va una serie de tips a tener en cuenta a la hora de decorar:

  • Las paredes y techo deben estar pintados con colores suaves, preferiblemente cálidos. Esto se debe a que los colores fuertes, llamativos no colaboran en la relajación del niño. Por el contrario, le impiden tranquilizarse y recuperar el sueño.
  • Si se hacen dibujos infantiles en la pared, deben estar ubicados de la mitad de la misma hacia abajo. Con esta disposición se logrará que el bebé no distraiga su atención al momento de cobrar el sueño, ya que en este tiempo, estará dirigiendo sui mirada hacia la altura.
  • La disposición de muebles y demás útiles, debe estar prevista para cuando el niño comience a deambular. Es decir, que debe permitir la circulación fluida y segura del infante.
  • El suelo puede estar cubierto por alfombras. Actualmente se pueden conseguir algunas muy vistosas y de textura óptima para evitar golpes.
  • En lugar de sillas o sillones, se recomiendan los Puff, ya que son mullidos y blandos.

También puede pensarse en una habitación temática, como por ejemplo, hadas y mariposas para las niñas y automóviles para los niños, siempre que se mantenga la seguridad del bebé.

Fuente: hogar total


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *