El destete

El dar el pecho a un bebé, supone su mejor defensa, pero el gran problema surge al tener que destetarlo, ya que para él supone un cambio, a veces, muy drástico que llega incluso a convertirse en una pesadilla por parte suya y de la madre. El superar este trauma supone un gran esfuerzo para la mayoría, ya que se resisten a ello y les causa tristeza. La relación entre madre e hijo se hace muy fuerte en este período y se tiene miedo a perderla, pero no existe más remedio, a veces, por las obligaciones que contrae o porque ha llegado el momento de comenzar a cambiar la alimentación. Pero también hay a quien no le supone problemas, de todo hay.

Hay que pensar que ese “sufrimiento” forma parte del desarrollo y que es necesario para su futuro crecimiento. Las mamás han de estar concienciadas para este cambio. El bebé llorará, pero la mamá ha de afrontarlo como adulta que es.

La leche materna, es recomendable hasta los seis meses, a partir de ahí, el niño ha de comenzar con las papillas y poco a poco, la leche ha de formar parte complementaria. Hay algunas mamás que siguen con la lactancia hasta los dos años, pero hay que superar esta separación mostrándole mucho afecto.

La primera toma del día y la última, antes de dormir, son las que hay que eliminar en primer lugar. Para comenzar hazlo una vez a la semana, ha de ser muy poco y no de manera brusca. Estas tomas, se sustituyen por la sustitución de otros alimentos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *