El estilo mediterráneo

Las casas de estilo mediterráneo, se decoran de forma fresca, sus paredes han de ser gruesas de piedra, los suelos firmes y las ventanas pequeñas.

Este estilo decorativo está muy unido al sol y el mar.

Los colores se caracterizan por los blancos puros, azules-turquesas, amarillos, rosas, azules y verdes.

Las raíces de este estilo vienen de casa con mobiliario sencillo, natural y hasta ordinario. El estilo de vida mediterráneo siempre ha sido abierto, cocina, salón y comedor juntos, todo en la misma habitación. Puertas y ventanas siempre abiertas para desdibujar los límites.

En los dormitorios las paredes son de yeso o con tablones de madera. Las superficies blancas, al igual que techo y cortinas y para conseguir el contraste, los elementos que casi siempre son de madera (puertas, ventanas, rodapiés…) pueden pintarse en azul o verde.

Los suelos son baldosas, ladrillos, losas y mármoles, es decir duros y fríos, cubiertos de una alfombra o estera.

Las cortinas cortas, no muy colganderas y sin arrugas. Los tejidos de lino o algodón de colores lisos o con bordados simples (cuadrados grandes o rayas anchas).

Los muebles, los básicos, fuertes y bajos, de color oscuro, nunca decorados.

Un detalle muy cómodo será un sofá grande y cuadrado de madera y tapicería muy ajustada o un diván con una colcha y cojines encima de variados colores. Cuando en ocasiones se necesite sillas o banquetas, se almacenan éstas en estanterías a modo de taburetes empotrados.

Las  frutas exóticas y vegetales en cuencos de madera y platos coloridos y brillantes son bonitos ornamentos para esta decoración.

Para los más atrevidos una buena colección de sombreros de paja colgados junto a la puerta será un auténtico toque mediterráneo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *