El estrés en un niño

El estrés no solo lo sufren los adultos, los niños también tienen síntoma de ello en muchas situaciones de la vida.

A partir de los 6 años, se enfrentan a situaciones como por ejemplo, la de ir al colegio, en la cual, se encuentran con un gran cambio en su vida.

En realidad, anteriormente, acuden a las guarderías, pero esto no supone demasiado cambio radical, pues es un ambiente muy infantil todavía, lleno de sensaciones agradables en el entorno, algo que ellos necesitan y es más bien una distracción. El cambio fuerte, se sufre en la edad escolar, pues las clases ya no son tan personalizadas, aumentan las responsabilidades, los padres se convierten en más exigentes…

La adaptación en el colegio, es sufrida por muchos niños, los cuales, comienzan a mostrar estrés, esto se refleja en su comportamiento y en el bajo rendimiento escolar. Los padres, para remediar este bajo rendimiento, aumentan las actividades extraescolares (inglés, matemáticas, lengua…), pero esto aumenta todavía más esa presión. Todo ello, no puede ser afrontado por el niño, pues se les está exigiendo demasiado: cumplir con las tareas, sacar buenas notas, tensión de los exámenes, seguir el ritmo de estudios, exigencias de los padres, cambios de vida, problemas de comprensión…

El niño demuestra todo ello con molestias de estómago, dolor de cabeza, problemas para dormir, disminución del apetito, ansiedad, miedo, mal comportamiento, cambios de ánimo, tristeza…

Si observas algún comportamiento de este tipo en el niño, lo mejor es hablar con él, con algún compañero o con el profesor para poder compartir con él sus problemas y hacerles frente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *